Los commodities agrícolas se desploman en Chicago (impacto en el ingreso de divisas)

Economía

La soja bajó más de u$s25 por tonelada para cerrar en u$s528,83 el contrato a agosto. Los fondos especuladores se retiran del mercado y, de consolidarse esta tendencia, complicaría a la economía local.

En otra mala noticia para la economía Argentina, la soja en el mercado de Chicago, junto con los cereales –maíz y trigo- cerraron este martes una jornada con fuertes bajas ante la estrepitosa salida de los fondos especuladores. Las materias primas parecen no ser hoy la mejor opción para estos inversores que prefieren activos de menor riesgo y, según lo que adelantan en el mercado, la tendencia podría consolidarse en las próximas semanas complicando así las proyecciones de un nutrido ingreso de dólares al mercado de cambios local por parte de las agroexportadoras.

Concretamente, el contrato de julio de la oleaginosa cayó 3,12% (u$s18,65) hasta los u$s578,81 la tonelada, mientras que la posición a agosto bajó 4,66% (u$s25,90), en u$s528,83 la tonelada. Apenas semanas atrás la soja llegó a cotizar muy cerca del récord de u$s650 por tonelada, valorizando así la campaña local en más de u$s8.000 millones, pero esos valores quedaron muy lejos en un contexto, además, en el que la demanda por parte de China –principal comprador del producto- se está retrayendo.

“Fue una jornada que no obtuvo buenas señales desde el mercado financiero global y en medio de temores de recesión en Estados Unidos y en la Unión Europea, que invitan a los especuladores a liquidar posiciones y a retirar ganancias, la persistente devaluación del real frente al dólar (la paridad está hoy en 5,4 reales por dólar, contra los 4,8 de principios de junio) sigue mejorando la competitividad de las exportaciones brasileñas, en detrimento de las estadounidenses. Esto, mientras la demanda china sigue operando con suma calma”, explican desde la corredora Granar.

En tanto, el precio del aceite de soja se hundió 7,85%, al perder u$s113,76 respecto a la víspera y finalizar la rueda en u$s1.344,22 la tonelada. Este marcado retroceso se debió a "la decisión de Indonesia de elevar la cuota de exportación de aceite de palma para reducir las importantes existencias domésticas", haciendo crecer la oferta del subproducto en el mercado de aceites vegetales, señaló Granar.

También contribuyó con la tónica bajista de los precios la mejora en las perspectivas climáticas en el medio oeste de los Estados Unidos, tras las lluvias registradas durante la semana, y por la posibilidad de que se registren más precipitaciones en los próximos días, que mejorarán el balance hídrico de los suelos y la condición de las plantas. En este marco, la harina de soja también terminó las operaciones a la baja, con una merma del 1,5% (u$s7,61) para ubicarse en u$s499,12 la tonelada.

Estas fuertes bajas se dan además en un contexto local complejo en el que los productores agropecuarios ralentizan las ventas de soja de la cosecha 2022 y todavía quedan por comercializarse unas 24 millones de toneladas de una campaña estimada en poco más de 43 millones. Así, con el incremento de la brecha entre el dólar oficial y los paralelos, sumado a la incertidumbre económica y la caída de las cotizaciones, se espera una mayor retracción de ventas para las próximas semanas, recortando así el ingreso de divisas estimado para julio de alrededor en u$s3.500 millones.

Por su parte, el precio del trigo continuó también en Chicago en franco retroceso y cerró por debajo de u$s300 la tonelada. El cereal cayó 4,51% (u$s13,78) y se posicionó en u$s291,65 la tonelada, debido al avance firme de la cosecha en el hemisferio norte y el ingreso de la mercadería al circuito mundial, a pesar de que la demanda se mantiene activa con nuevas compras de Egipto del grano estadounidense.

Otro dato nada alentador teniendo en cuenta que Argentina está en plena siembra de trigo con condiciones de humedad complicadas que podrían hasta incluso recortar las estimaciones de la cosecha que hoy se ubica en torno a las 19 millones de toneladas.

Por último, el maíz perdió 2,45% (u$s7,28) y cerró a u$s289,75 la tonelada, continuando la tendencia de la soja y el trigo. En este caso, como punto a favor las ventas del cereal están muy adelantas por parte de los productores, pero de cualquier manera de consolidarse estos valores se espera una retracción en el ingreso de divisas para el mediano plazo.

Todavía es prematuro arriesgar escenarios pero lo cierto es que hoy el mercado de las materias primas muestra más señalas hacia la baja que de recuperación y esto puede convertirse en otro dolor de cabeza para la economía local en el corto plazo.

Dejá tu comentario