El grupo Vila-Manzano-Filiberti compró Edenor a Pampa Energía por u$s100 M

Economía

El grupo comprador ya explota la concesión de la distribución de electricidad en Mendoza.

cccccccccTras varias semanas de negociaciones, ayer quedó formalizada la venta del 51% de las acciones de Edenor por parte de Pampa Energía al grupo integrado por los empresarios Daniel Vila, José Luis Manzano y Mauricio Filiberti. La operación se cerró en u$s95 millones en efectivo, que se pagarán en tres cuotas, más un pago “contingente”, que llevaría el pago a una cifra cercana a u$s100 millones.

“La operación, que se realizó tomando un valor compañía (excluyendo deuda financiera) de u$s200 millones, implica un acuerdo de compraventa vinculante por el paquete de control accionario de la empresa distribuidora de electricidad líder del mercado argentino”, explicó en un comunicado la compradora Empresa de Energía del Cono Sur S.A. (EDELCOS). En esta sociedad participan “indirectamente” Daniel Vila, Mauricio Filiberti, José Luis Manzano, Andina PLC y Global Income Fund Limited, aclaró.

Por su parte, en una nota que envió a la Comisión Nacional de Valores, Pampa Energía -propiedad del empresario Marcelo Mindlin- detalló que la venta se concretará “mediante la transferencia de la totalidad de las acciones Clase A, representativas del 51% del capital social y votos de dicha sociedad”.

Según pudo saber Ámbito, Pampa decidió salir del segmento de distribución para focalizarse en dos principales negocios, que son la producción de gas en Vaca Muerta, con una inversión de u$s250 millones que se suman al Plan GasAr, y el cierre de ciclo combinado de la central térmica Ensenada Barragán que opera la compañía junto a YPF, con otros u$s200 millones de inversión. “Todo lo que se recaude de la venta de Edenor se invertirá en esos dos proyectos”, destacaron ejecutivos al tanto de los planes de la firma de Marcelo Mindlin.

Esta información quedó ratificada por la nota enviada a la CNV: “La venta de nuestra participación en Edenor forma parte de nuestro plan estratégico de inversiones, que tiene como objetivo continuar con la expansión de capacidad instalada para la generación de energía eléctrica y el desarrollo de reservas no convencionales de gas natural. En ese sentido, de acuerdo a lo informado recientemente, Pampa fue adjudicada en el marco del Plan Gas.Ar con un volumen base de 4,9 millones de m3/día y un volumen adicional en el período invernal de 1 millón de m3/día de gas, por los próximos 4 años. Para alcanzar dicha producción, Pampa invertirá u$s250.000.000 durante los próximos cuatro años, de los cuales se estima que se erogarán más de u$s100.000.000 durante el año 2021”.

En las últimas horas Edenor informó que recibió casi $3.200 millones de Estado nacional en compensación por brindar el servicio a barrios populares desde 2017 al 2020, que según se anunció, se utilizarán para mantener y sostener la calidad del servicio y la red eléctrica.

Edenor opera la mayor red de distribución de electricidad, por su cantidad de clientes. Pampa Energía posee 56% en Edenor, que se estima tiene un valor de mercado de alrededor de u$s160 millones. La firma eléctrica cuenta con 3,2 millones de clientes y representa aproximadamente el 20% de la demanda total de electricidad en el país. El área de cobertura de la concesión comprende 20 partidos del noroeste del Gran Buenos Aires y la zona noroeste de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En Pampa aseguran que el desprendimiento de Edenor no fue motorizada por el congelamiento de tarifas durante la pandemia, ni por los planes a futuro del Gobierno nacional de incrementar las boletas de luz con sintonía fina. “Es una empresa con 15 años en manos de Pampa. Se compró en 2005 y durante mucho tiempo hubo tarifas congeladas y no por eso se vendió, al contrario, se mantuvo, y cuando hubo recomposición de tarifas, y pudo sacar ganancias, se reinvirtió. Por ese motivo no es”, sentenciaron ante la consulta de Ámbito.

Una vez informada la intención de venta a los mercados, se notificará al Ente Nacional de Regulación Energética (ENRE), quien deberá aprobar la cesión, y una vez logrado ese permiso, la asamblea de Pampa Energía se reunirá para dar el último adiós a Edenor en el grupo.

El mes pasado, Edenor presentó los resultados de su operación en los primeros nueve meses del año, con una pérdida de $1.839 millones, contra una ganancia de $1.704 millones que había obtenido en el mismo lapso de 2019. “Los resultados de la Sociedad reflejan el impacto del congelamiento tarifario, que mantiene los ingresos a valores de diciembre 2018. En un contexto adverso para las actividades de la sociedad, el año 2019 y los nueve meses del año 2020 mostraron niveles récord de inflación. A pesar de ello, Edenor logró sostener la mejora en sus niveles de calidad de servicio junto con el uso eficiente de sus recursos, pero claramente su sustentabilidad y sostenibilidad en el tiempo dependerá de las políticas que se adopten para salir de la situación actual, en parte ya anunciadas por las autoridades”, comentó en ese momento la compañía.

Y volvió a hacer hincapié en el impacto negativo que tuvo sobre sus cuentas la imposibilidad de ajustar las tarifas: “Los ingresos disminuyeron un 25% en términos reales durante 2020 respecto del mismo período de 2019, producto principalmente del congelamiento tarifario, a pesar del incremento en el volumen de energía vendida del 1,3%”, explicó. “Sin dudas, en caso de mantenerse el retraso en la actualización de los ingresos y la falta de previsibilidad a futuro como consecuencia del congelamiento tarifario dispuesto, impactará en los planes de inversiones futuros”, añadió.

El grupo comprador suma la distribuidora de electricidad más grande del país. Ya explota Edemsa, la distribuidora de energía de Mendoza.

Dejá tu comentario