Para evitar el derrumbe, las potencias anuncian históricas inyecciones presupuestarias

Economía

● El presidente Donald Trump envió al Congreso de Estados Unidos un plan por u$s850.000 ● Francia destinará €45.000 millones para ayudar a las empresas y los trabajadores ● Reino Unido ofrecería u$s399.000 millones en garantías crediticias, equivalentes al 15% de su PBI. ● España aprobó un paquete de asistencia financiera "sin precedentes" por un total de €200.000 millones.

Washington - Los países más ricos del mundo anunciaron ayer más medidas económicas para combatir el coronavirus, que ha infectado a decenas de miles de personas, desencadenado restricciones sociales no vistas desde la Segunda Guerra Mundial y que ha puesto a las economías en camino a una recesión.

En momentos en que la enfermedad ha infectado a más de 187.000 personas en el mundo, los gobiernos de todos los continentes implementan medidas de contención draconianas, que van desde suspender los desplazamientos aéreos hasta detener el deporte profesional.

Pero aunque el objetivo principal es evitar que siga creciendo la cifra de muertos, que actualmente llega a casi 7.500, las potencias mundiales también están centrado su atención en cómo limitar un impacto económico que inevitablemente será devastador.

En la economía más grande del mundo, Estados Unidos, el Senado se preparaba para analizar un multimillonario paquete de emergencia que ofrezca alivio de la pandemia, pero el gobierno de Donald Trump presionaba por conseguir 850.000 millones de dólares más.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, trabaja con el Senado y la Cámara de Representantes en un programa de ayuda “audaz y muy importante”, anunció Donald Trump durante una conferencia de prensa. Luego de tardar en reaccionar, el inquilino de la Casa Blanca se vanaglorió de que este plan será inédito. “Creo que nunca antes vi algo igual”, sostuvo.

Mnuchin no reveló el monto del plan de ayuda, pero la prensa estadounidense maneja de fuentes del gobierno la cifra de 850.000 millones de dólares.

El funcionario sin embargo mencionó algunas de las medidas que pretende promover la Casa Blanca.

“Tenemos la intención de enviar cheques inmediatamente a los norteamericanos”, sostuvo, precisando que hablaba de un lapso de dos semanas, añadió.

Una medida similar fue adoptada por el gobierno de George W. Bush durante la crisis hipotecaria de 2008.

Mnuchin insistió en la importancia de inyectar dinero al mercado para ayudar a familias y pequeñas empresas que ven afectados sus negocios por la caída de demanda. “También podemos garantizar préstamos a industrias cruciales como el transporte aéreo y la hostelería”, explicó el secretario del Tesoro.

Reino Unido dijo que ofrecería 330.000 millones de libras (399.000 millones de dólares) en garantías crediticias, equivalentes al 15% de su PBI, y otras medidas para ayudar a las empresas en dificultades, como parte de los esfuerzos para paliar el impacto económico del coronavirus.

“Este es un momento para ser audaz, un momento para el coraje”, dijo el ministro de Finanzas Rishi Sunak, que habló junto al primer ministro Boris Johnson. Sunak dijo que estaba dispuesto a aumentar el tamaño de los avales sobre los préstamos para asegurar que el dinero en efectivo llegue a todas las empresas que lo necesiten cuando sus negocios se desplomen.

“Ahora no es momento de ser aprensivos respecto de la deuda del sector público”, dijo a legisladores Robert Chote, jefe de la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria de Reino Unido.

Francia, por su parte, inyectará 45.000 millones de euros en su economía para ayudar a las empresas y los trabajadores. Se espera que su producción se contraiga un 1% este año.

“Siempre he defendido el rigor financiero en tiempos de paz para que Francia no tenga que escatimar en su presupuesto en tiempos de guerra”, dijo el ministro de Presupuesto, Gerald Darmanin, citado por el diario Les Echos.

La Unión Europea (UE) flexibilizó sus reglas para permitir que las empresas reciban subvenciones estatales de hasta 500.000 euros (551.000 dólares) o garantías sobre préstamos bancarios para asegurar la liquidez.

Sin embargo, este tipo de promesas no han permitido que los mercados bursátiles mundiales o los precios del petróleo despierten de la pesadilla que ha provocado el coronavirus. Wall Street sufrió el lunes su peor desplome desde el lunes negro de 1987.

Por su parte, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, anunció un paquete de asistencia financiera “sin precedentes” por un total de 200.000 millones de euros (219.000 millones de dólares) para proteger el empleo y reducir el impacto de la epidemia de COVID-19 en la economía.

Sánchez dijo en una conferencia de prensa que la crisis ha echado el freno a la economía española y que el Gobierno tendrá que elaborar un nuevo “presupuesto de reconstrucción”.

El plan para combatir la epidemia causada por el brote de coronavirus abarca préstamos, avales crediticios, ayudas y prestaciones sociales, para mitigar los efectos del coronavirus en la economía española, y equivale a un 20% del producto interno bruto (Pbi) del país.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario