23 de mayo 2024 - 19:07

Efecto recesión: el consumo sufrió en abril su mayor caída del año, según la CAC

Se contrajo un 4,5% anual en el cuarto mes del año, según el Indicador de Consumo (IC) de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC).

Efecto recesión: el consumo sufrió en abril su mayor caída del año, según la CAC.

Efecto recesión: el consumo sufrió en abril su mayor caída del año, según la CAC.

Depositphotos

En abril, la caída del consumo no solo no se detuvo sino que produndizó su contracción, a tal punto que sufrió la mayor baja en lo que va del año. El Indicador de Consumo (IC) de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) reflejó en el cuarto mes del año un retroceso de 4,5% en la comparación interanual (i.a.).

Este indicador desarrollado por la CAC muestra la evolución del consumo de los hogares en bienes y servicios finales con una periodicidad mensual, expandiendo y complementando los aportes de información que realiza la Cámara al seguimiento del comercio y la actividad económica.

De esta forma, el IC acumula en los primeros cuatro meses del año un decrecimiento de 3,4% i.a, marcando un profundo deterioro en el consumo al inicio del 2024. Continúa la tendencia bajista en las tasas de crecimiento interanual exhibidas por el IC a partir de enero y marcan en abril 2024 el mayor valor negativo del año.

De todos modos, las cifras de la CAC mostraron un incremento desestacionalizado de 0,6% frente al mes de marzo (es decir, descontando los efectos estacionales habituales del consumo a lo largo del año).

Esto se da en un escenario económico donde la inflación continúa desacelerándose y ha vuelto a un valor mensual de un dígito. En abril 2024 la mensual fue de 8,8%, con una interanual de 289,4% y una acumulada anual de 65,0%.

Si bien la tasa de inflación continúa desacelerándose, el principal rubro que contribuyó al incremento de precios durante el mes de abril fueron las tarifas de servicios públicos como gas y agua. Esto incrementó los gastos en vivienda y disminuyó el ingreso disponible de las familias.

Sin embargo, la efectivización del cambio en la forma de ajuste de la movilidad jubilatoria en base a la inflación pasada, el bono de $70.000 para los perceptores del haber mínimo y ajustes salariales para los trabajadores formales en relación de dependencia traccionaron una leve recomposición de un ingreso disponible que estaba siendo castigado mes a mes.

Recientemente, el Gobierno anunció una nueva postergación al ajuste de tarifas y el sendero de desinflación debería continuar, dando un respiro al poder de compra de los hogares, estima la CAC.

El desempeño de la economía argentina y el consumo presentan un comportamiento similar, lo cual se expresa en tasas de variación interanual que, usualmente, se incrementan o reducen en la misma línea. En el 2024, las i.a. tanto del EMAE como del IC presentan un comportamiento inicial negativo. En abril, el IC atravesó una nueva contracción, mientras que la economía argentina mostró una nueva variación negativa durante febrero.

Caída del consumo: rubro por rubro

Al analizar el desempeño de algunos rubros en particular, se observa una dinámica generalizada de decrecimiento interanual respecto a los valores de abril de 2023, a excepción de transporte.

El rubro de indumentaria y calzado mostró en el cuarto mes del año un decrecimiento estimado de 21% i.a., con una contribución negativa del 1,4% al retroceso de 4,5% i.a. del IC. Se explica por un ingreso real de los hogares que cayó en términos interanuales, provocando la postergación de consumos no fundamentales para la vida cotidiana.

Por otro lado, el capítulo de transporte y vehículos mostró un incremento estimado del 2,1% i.a. en abril, contribuyendo positivamente en un 0,3% a la variación interanual del IC. El aumento se explica por un nivel de patentamientos de automóviles que se mantuvo relativamente estable y un leve abaratamiento del precio de la nafta.

Recreación y cultura mostró en abril un decrecimiento de 34% i.a. (con una contribución negativa de 2,6 p.p. al IC). Esto se explica por las mismas razones que el segmento indumentaria y calzado: la caída en el ingreso real redujo el poder de compra y postergó el acceso a bienes y servicios relacionados al ocio.

En cuanto al apartado de vivienda, alquileres y servicios públicos, este mostró un retroceso estimado de 2,3% i.a. en abril del presente año, lo cual se explica principalmente por la disminución en el ingreso disponible y un moderado aumento en las tarifas de agua y gas.

Con respecto al resto de los rubros, estos experimentaron una contracción estimada de 0,8% i.a. en abril (y una incidencia de 0,4 p.p.), posicionándose en niveles 3% por encima de los niveles prepandemia.

Dejá tu comentario

Te puede interesar