24 de noviembre 2006 - 00:00

Eliminarán después de junio mayor costo de los despidos

Noemí Rial
Noemí Rial
Desde el Ministerio de Trabajo ratificaron que la indemnización especial será eliminada cuando el desempleo baje a un dígito, pero aclararon que no será un paso automático. La idea es esperar por lo menos hasta junio para verificar que la disminución de la desocupación a menos de 10% no es un dato puntual sino una tendencia sostenida», aseguraron.

«A mediados del año que viene vamos a tener una idea exacta sobre si el índice de un dígito llegó para quedarse. Y ahí se tomará la decisión correspondiente», explicó la viceministra de Trabajo, Noemí Rial.

El titular de la cartera laboral, Carlos Tomada, ya había ratificado que el esquema especial de indemnización será eliminado de acuerdo con lo establecido por decreto el año pasado.

Pero esto no ocurrirá inmediatamente después de que se conozca el dato del cuarto trimestre, que presumiblemente arrojará -según infieren los consultores privados- un índice cercano a 9,5% (o incluso por debajo).

  • Jefas y jefes

    Estos datos consideran que quienes perciben planes Jefas y Jefes están empleados, aunque la incidencia en la medición está bajando notablemente (se redujo la cantidad de gente que recibe esta cobertura). Cuando el desempleo «deje de ser una situación excepcional, se terminará el remedio excepcional», justificó Tomada.

    La indemnización especial rige desde 2002, aunque se fue atenuando en el tiempo. Al principio era de 200%, luego bajó a 180% y desde el año pasado se encuentra en 150%, lo cual implica que el despedido tiene derecho a cobrar 50% más de lo que correspondería bajo un esquema normal. Los empresarios aseguran que este tipo de esquema juega en contra de la creación de puestos de trabajo, pero desde Trabajo explican que al estar sólo vigente para quienes fueron empleados antes de 2003, por lo cual no repercute en la creación de nuevos puestos.

    Tomada, por su parte, estimó ayer que la desocupación seguirá en descenso durante los próximos meses aunque «a un ritmo más lento» que en los últimos tres años y con puestos laborales «cada vez mejores». A su vez, evitó pronosticar si con esta tendencia descendente, se llegará a una desocupación de un dígito para fin de año, algo que no se consigue desde hace 12 años.

    El funcionario consideró que si bien el descenso del desempleo será más pausado, se concretará en forma «más consistente, con mejor calidad de trabajo, en blanco, con protección social». Uno de los principales desafíos para la cartera laboral pasa por reducir el trabajo informal, que aún representa más de 40% del total. «Estamos aumentando las inspecciones, sobre todo en la construcción y la actividad agropecuaria», explicó Rial.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar