FMI: mensaje para Lousteau

Economía

Singapur (Reuters) - Los mercados emergentes deberían usar redes de protección social para ayudar a los consumidores que enfrentan elevados precios de los alimentos, en lugar de distorsionar los mercados por medio de las restricciones a las exportaciones de arroz y de trigo, dijo ayer el FMI que dirige Ben Bernanke.

«Es desafortunado el número de países que han impuesto restricciones a las exportaciones», sostuvo Charles Collyns, subdirector del departamento de investigaciones del FMI.

Collyns, quien se encuentra en Singapur para abordar el reporte del Panorama Económico Mundial del FMI publicado este mes, sugirió que los gobiernos, en cambio, deberían adoptar una estrategia en distintos frentes para responder a la inflación alimentaria.

  • Enfoque

    Las autoridades deberían asegurar que a los pobres se les ofrezca financiamiento para que puedan acceder a los alimentos; tendrían que adoptar un enfoque multilateral para abordar la suba en los precios de los alimentos, por medio de una mayor apertura comercial y una política doméstica más fuerte para alentar el desempeño agrícola, sostuvo.

    También deberían permitir que los agricultores de cada país reciban señales de los precios internacionales, dijo.

    «Es importante que haya una respuesta de política monetaria a la creciente inflación», dijo, al destacar la fortaleza de la demanda en esos países.

    Las estimaciones muestran que la inflación promedio de las economías emergentes y en desarrollo a nivel global alcanzaría 7,5% para mediados de año, desde 5% a mediados del año pasado.

    Países como Vietnam, la India e Indonesia han estado usando una combinación de aranceles a las importaciones y prohibiciones a las exportaciones de alimentos y petróleo para contener las presiones inflacionarias.
  • Dejá tu comentario