El FMI analizará el pedido de Argentina de bajar el costo de sus créditos

Economía

Así lo expresó la directora gerente del organismo, Kristalina Georgieva. Pero expresó prudencia debido a su rol financiero global. Reiteró que el diálogo con el Gobierno es muy constructivo.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, planteó la necesidad que se reduzcan los intereses que el Fondo Monetario Internacional (FMI) cobra por sus préstamosen el momento en que el Fondo hace su revisión periódica de nuestros cargos, y éste es el momento en que se pueden discutir este tipo de cuestiones”, reconoció la titular del organismo, Kristalina Giorgieva, en la conferencia de prensa que brindó desde Washington y participó Ámbito.

La directora gerente del FMI sostuvo que “estamos comprometidos de manera muy constructiva con Argentina. Los dos equipos, nuestro equipo y el equipo argentino, están trabajando. Durante la visita del ministro Guzmán, tuvimos la reunión constructiva”, en referencia a las negociaciones por un nuevo programa.

Giorgieva aseguró que “los dos equipos acordaron algunos principios generales para el programa y el trabajo continúa. Lo adelantaremos. Y luego, cuando el acuerdo se haya logrado, lo llevaremos a nuestra junta directiva (Board). Sin embargo, la directora del Fondo no precisó si habrá acuerdo con la Argentina antes de las elecciones de medio término.

Refiriéndose al pedido del titular del Palacio de Hacienda sobre la reducción de las tasas de interés, Giorgieva dijo que “tenemos que reconocer dos cosas. Uno, que está trayendo este punto en el momento en que el Fondo hace su revisión periódica de nuestros cargos. Y éste es el momento en que se pueden discutir este tipo de cuestiones”.

La segunda consideración, explicó, es que “hay una razón por la que el Fondo ha introducido en el pasado recargos por acceso excepcional, y es crear un incentivo para que los países ingresen y salgan de los programas de la manera más eficaz y rápida posible”.

Agregó que “dado que el Fondo es una institución que concede préstamos a los países la mayoría de las veces cuando se enfrentan a dificultades, eso plantea un alto riesgo y, por lo tanto, requiere que el Fondo también construya para la membresía, no para la administración o la membresía, fuertes medidas precautorias”.

Relativizó el pedido argentino señalando que “la decisión sobre los cargos se toma en el sentido de una gestión financiera prudente de los recursos del Fondo”. Pero dejó abierta la posibilidad de una reducción al señalar que “como dije, habrá una revisión. Y como siempre, escuchamos a los miembros y luego buscamos un camino hacia lo que tiene más sentido y dónde está el consenso entre los miembros”.

Argentina plantea la necesidad de revisar la “Política de Límites de Acceso y Recargos” de tasa de interés en los programas de préstamos del FMI.

Justamente este año será un tema a ser debatido en el Fondo. La propuesta conjunta plantea que “los sobrecargos son regresivos y pro cíclicos. Por lo tanto, esta política debe revisarse como asimismo” Asimismo, se solicita que mientras dure la pandemia, “debería tenerse en cuenta también la posibilidad de suspender los sobrecargos”, señalan Argentina y México en la propuesta conjunta.

Cabe señalar que desde el gobierno también se insiste en la necesidad de extender los plazos de los préstamos, en particular el Préstamo de Facilidades Extendidas que contempla un plazo máximo de 10 años. El presidente Alberto Fernández y las más altas autoridades del gobierno vienen planteando el extender este plazo a 20 años.

Sin embargo, por los mecanismos internos del organismo, la discusión de extender el plazo (de 10 a 20 años) o eventualmente la creación de una nueva línea de crédito más extensa no se producirían en el primer semestre del año, (si es que se llega a plantear).

Derechos especiales de Giro

Uno de los temas que más preocupa al Gobierno argentino es en qué momento el Fondo Monetario Internacional ampliará su capital (Derechos Especiales de Giro, DEGs) ya que al país le corresponderían unos 4.400 millones de dólares en su carácter de miembro del organismo internacional. Al respecto, Giorgieva ratificó que en junio venidero se elevará una propuesta al Directorio para ampliar en 650.000 millones de dólares los DEGs.

En este sentido, dijo que “ahora que sabemos que tenemos un fuerte apoyo… hemos estado recibiendo algunas ideas sobre cuáles pueden ser estas opciones” y agregó que “colaboraremos con nuestros miembros para asegurarnos de que las opciones que presentaremos gocen del apoyo generalizado de los miembros y de que se definan sobre la base de contribuir de manera más eficaz a las necesidades de los países vulnerables”.

Ratificó que para junio se elevarán las propuestas y se estima que no habrá mayores dificultades para su aprobación. En función de ello y en base a los mecanismos burocráticos del Fondo se estima que el desembolso de los giros correspondientes podría llevarse a cabo no antes de septiembre.

Argentina y México compartieron con la comunidad del G20 una Declaración Conjunta en donde se indicó, entre otros aspectos, el apoyo firme “a la nueva asignación de DEG” aunque plantearon que es “crucial identificar mecanismos que permitan una reasignación voluntaria de nuevos DEG no utilizados a todos los países en desarrollo, incluidos los países de ingresos medios”.

La Directora Gerente se refirió a este tema al comentar tanto en la reunión del G-20 como en otros eventos se escucharon “voces que abogan por ampliar el despliegue, especialmente de los nuevos DEG en préstamos propios, en reasignación, a los países vulnerables de ingresos medios. La propuesta de México y Argentina va en esa dirección”.

En este sentido, indicó que el tema será discutido con los miembros para evaluar si “hay suficiente apoyo para ampliar la concesionalidad de DEG reasignados más allá de los países de bajos ingresos”.

Admitió Giorgieva que “hoy no estoy en condiciones de responder (formalmente) pero indicó que su opinión “los niveles de ingresos, los niveles de ingresos bajos, constituyen una vulnerabilidad, pero hay otras fuentes de vulnerabilidad”.

La funcionaria internacional cree que “la comunidad internacional debería examinar otros factores de vulnerabilidad y cómo pensamos mecanismos apropiados para apoyar a los países en desarrollo. Esa discusión va a ser bastante intensa durante los próximos meses”. Finalmente aseveró que “Evaluaremos cuidadosamente esta propuesta”, en referencia a lo manifestado en conjunto por México y Argentina.

Previamente manifestó que existe preocupación por “los países de ingresos medios que han ingresado a la crisis con débiles fundamentos (macroeconómicos) y con otros con altos endeudamientos”.

Esta situación los complica más que al resto porque “tienen menos capacidad de asistir fiscalmente a la economía y es más difícil la recuperación”.

Vacunas

La titular del FMI a lo largo de su conferencia de prensa insistió en la necesidad de “aumentar la producción y distribución de las vacunas”

Asimismo, sugirió “financiar completamente al COVAX” (que distribuye vacunas equitativamente) como asimismo “asegurar que las vacunas sobrantes son transferidas a los países pobres", aseveró Georgieva. Para el FMI "la política de vacunación es política económica".

Con datos demostró la desigualdad que conlleva la vacunación: Estados Unidos prevé que el 90 % de la población esté vacunada en verano, y en Europa ocurra lo mismo para otoño, en regiones como América Latina se deberá esperar a 2022 para alcanzar un grado protección similar contra el coronavirus al ritmo actual de inoculación”, graficó Kristalina.

En base a cálculos del Fondo para poner fin a la crisis “se necesitaría añadir unos 9 billones de dólares al PIB mundial de ahora a 2025”.

Temas

Dejá tu comentario