GNC: sector pide más control para equipos usados e inseguros

Economía

La industria del GNC viene planteando, de menor a mayor, una preocupación fundamental que ocupa ahora gran parte de la agenda: la inseguridad que se genera en las nuevas conversiones de vehículos a GNC realizadas con cilindros y equipos (kits) usados. Esos equipos usualmente son desmontados de otros automóviles. O incluso también se suele ignorar rigurosamente el lugar de donde proceden, es decir, se desconoce su trazabilidad.

Cifras que se manejan en la Cámara del sector evidencian que, del total de conversiones de vehículos a GNC, en promedio un 30%o se realizaron con cilindros usados, muchos de ellos con varios años de antigüedad. Esas mismas cifras parecen haber registrado cambios significativos en los últimos meses. Se calcula que entre un 45 y un 55% de las instalaciones de equipos se realizaron con cilindros sumamente antiguos, no indicados para autos nuevos. Señalan en el sector que incluso, mucho de esto es desconocido por los usuarios, a los que muchas veces no se les da la información sobre la procedencia del equipo.

Según Horacio Magraht, vicepresidente de la Cámara Argentina de Productores de Equipos Completos de GNC (CAPEC), muchas veces los cilindros son desmontados y regresan al mercado para ser revendidos de varias maneras, sin que se corrobore la validez de la oblea oficial ante el Sistema Informatizado Centralizado (SIC-GNC).

En este sentido, el ejecutivo señala que la carencia de un control riguroso termina afectando uno de los puntos esenciales del ecosistema del GNC que es la seguridad, atributo por excelencia, que en ocasiones sumamente marginales, en las que puede llegar a producirse un accidente, y mayormente por falta de los controles necesarios y negligencia, termina dañando al propietario, pasajero o empleado de una estación de servicio. “

Hay normativas que aún hoy resultan desactualizadas y ambiguas referidas a la reinstalación de los cilindros que deben ser atendidas por el Enargas y que debe crear las condiciones para que esto no suceda, resguardar la trazabilidad que respalde el origen de los equipos y aporte datos ciertos y reales sobre cuándo fue desmontado y en qué condiciones se mantuvo sin usar”, dijo Magraht a Ámbito.

Según el directivo, a mediados de año parecía haberse dado un cierto avance a partir de reuniones con el gerente general del Enargas, Osvaldo Pitrau, pero ahora parece haber quedado en suspenso. “Mantuvimos algunos encuentros que parecían darnos la esperanza de que se iba a atender esto, clave para nuestro sector. Esperamos que se de respuesta a este pedido de manera urgente si es posible”. Según el directivo, se ha planteado al Enargas que deberían arbitrarse los medios necesarios para que todos los desmontajes se realicen con la documentación que exige la normativa y además se hagan en un taller homologado. A la vez, se pide que en las auditorías se solicite la documentación del equipo y el boleto de transferencia del equipo que debe estar firmado ante escribano público.

“Hay muchos cilindros en el mercado que tienen años de antigüedad y que fueron fabricados por empresas que ya no existen como Pisi, Bogap, Saravia, IMZ, Cilbras. También los hay que otras marcas como Spada y CITEA, que tampoco existen más, y esto genera muchas complicaciones para poder autenticarlos en caso de reinstalación. Hemos tenido noticia de cilindros que tienen hasta 25 años de antigüedad y que fueron incorporados como nuevos”, dijo.

También se ha planteado al Enargas la necesidad de que, una vez que se concretan, esos mismos desmontajes deben ser informados en un plazo máximo de 15 días. Por otro lado, se ha requerido que se garantice un acceso al Sistema Informatizado Centralizado del GNC de los fabricantes con la finalidad de facilitar la evaluación y dar conformidad a la trazabilidad del equipamiento. Un punto relevante, señalan, es que también se produzca la baja automática del sistema de los cilindros en uso o instalados si es que no cuentan con la oblea vigente.

Según la CAPEC, en marzo, hasta el día anterior a la cuarentena, se venían instalando 600 equipos por día. A mediados de abril, cuando se habilitó una parte del sistema como actividad esencial para aquellos que tenían que salir y podían instalar un equipo, pasó a niveles muy bajos. Hoy, en septiembre, el número ronda los 400 autos por día. De a poco, se va recuperando”, analizaron.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario