Gobierno gastará $ 9.400 M en financiar empresas públicas

Economía

Agustín Rossi, el presidente del bloque kirchnerista de Diputados, está convencido de tener el número suficiente para aprobar mañana en esa Cámara el proyecto de Presupuesto nacional 2009. «Creemos que vamos a tener número más que suficiente para aprobar el Presupuesto», dijo ayer.

El oficialismo necesita 129 diputados para obtener el quórum reglamentario y habilitar el debate del Presupuesto 2009, que será aprobado sólo con los votos del Frente para la Victoria y sus bloques aliados. La oposición ya anticipó que rechazará el proyecto. En su lugar apoyarán un dictamen de minoría que propone devolver el Presupuesto al gobierno para su reformulación y convocaron a una sesión especial para derogar los superpoderes y exigir la coparticipación del impuesto al cheque.

A esa intención Rossi también respondió ayer: «Es poco serio y poco responsable plantear una sesión especial con 15 temas, ninguno de ellos con despacho de comisión, varios de ellos que afectan los ingresos del Estado nacional».

El Presupuesto 2009 será debatido mañana a partir de las 10.30 en una sesión especial que podría extenderse hasta la madrugada del jueves. De esa manera, el kirchnerismo no necesitarálos dos tercios para habilitarel tratamiento del dictamende la Comisión de Presupuesto, que todavía no cuenta con los días reglamentarios desde su firma.

  • Dos dictámenes

    Pero aunque el gobierno cuente con el número necesario para aprobarlo, el debate en el recinto será complejo. La oposición llegará con un dictamen de minoría donde se dispone la devolución del proyecto de Presupuesto 2009 al Poder Ejecutivo a «a fin de proceder a su reformulación sobre bases objetivas y reales», según explicó el radical jujeño Miguel Angel Giubergia, vicepresidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda.

    En sus considerandos se justifica la crítica, por ejemplo, exigiendo la eliminación de los superpoderes y rechazando que aún siga en vigencia la Ley de Emergencia Pública.

    Para la oposición entre 2004 y 2008 el gobierno subestimó 20,3 puntos el crecimiento de la economía y 32,5 puntos la inflación minorista «lo que implicaría una subestimación de recursos totales de $ 191.539 millones» que en su mayor medida se redistribuyeron mediante los superpoderes.

    Para este año, el proyecto presentado por la oposición estima que la subestimación del crecimiento, a pesar de la crisis, será de 1,5 punto y de 12 puntos para el caso de la inflación.

    También se critica el no haber modificado los precios internacionales de la soja, el trigo y el maíz que se tomaron como referencia para calcular los ingresos por retenciones: «Estimamos un escenario en el cual los precios internacionales para 2009 convergen en promedio a los valores de 2007. Los ingresos fiscales provenientes de las retenciones a las exportaciones podrían caer por debajo no sólo de lo presupuestado para 2009, sino también de los valores que proyectamos para 2008».

  • Empresas públicas

    Además de cuestionar la utilización de los fondos fiduciarios y la transferencia de efectivo a algunos de ellos que se rigen por el derecho privado, la oposición cuestiona los $ 9.400 millones que se destinarán a «equilibrar balances y financiar inversiones» de 13 empresas públicas como ARSAT, AySA, ENARSA, Nucleoeléctrica o el Yacimiento de Rio Turbio.

    «La inversión pública en infraestructura se ha convertido en una nebulosa desde que buena parte de su financiación se canaliza a través de fideicomisos de escasa transparencia y dudosos mecanismos de control», se concluyó en el proyecto.

    El proyecto de Presupuesto recibió dictamen el miércoles pasado, tras un debate en comisión de más de tres semanas donde hasta algunos integrantes del kirchnerismo llegaron a dudar de la necesidad de modificarlo frente al impacto que tendrá la crisis financiera internacional en las cuentas del país.

    Algunos de los números cuestionados entonces por la oposición fueron el incremento estimado del consumo de 4%, la suba en la recaudación de 5,7% y sobre todo el crecimiento del gasto total en $ 31.600 millones.

    De aprobarse esta semana en Diputados, el Senado lo tratará en el recinto a mediados de noviembre, con lo cual el Poder Ejecutivo se garantizaría tener aprobado el proyecto antes que en otros años, cuando por lo general se conseguía convertir en ley el Presupuesto durante diciembre.
  • Dejá tu comentario