La importancia del talento en la industria tecnológica

Economía

Desde nuestro rol como CEO y directivos al frente de una empresa, tenemos la responsabilidad de acompañar e impulsar el crecimiento de nuestros empleados, ayudarlos a superarse y capacitarlos continuamente para que sigan formando parte de nuestro equipo.

Los valores de una compañía se reflejan en el día a día, desde el trato con los empleados hasta el vínculo con el cliente. Entendemos que a las empresas las hacen las personas y nuestro staff es el activo más valioso que tenemos, estar cerca de la gente es la mejor forma para construir. La comunicación es un pilar muy importante, es fundamental dialogar con los empleados, darles la posibilidad de que se expresen, desarrollen y expongan ideas.

Un desafío de esta era es generar políticas de retención. Para ello, es indispensable dentro de la empresa una cultura innovadora, flexible y dinámica, con capacidad de adaptarse rápidamente a los cambios. Los nuevos profesionales demandan desafíos técnicos que los impulsen a crecer personal y profesionalmente.

Para ello, debemos fidelizar al talento a través de distintas acciones, con el fin de generar sentido de pertenencia para que los colaboradores tengan la mejor experiencia laboral y realmente puedan notar y tomar conciencia del aporte que le brindan a la organización. Las compañías están formadas por personas, ese es el capital más importante, y, sin dudas, se obtienen mejores resultados cuando uno está haciendo algo que realmente le gusta.

El desarrollo de una empresa está muy ligado a sus valores. Algo que no debemos perder de vista, principalmente en época de pandemia y aislamiento social, es generar un espacio laboral en el que los colaboradores disfruten de poder compartir con sus compañeros día a día, fomentando el vínculo social entre ellos a través de espacios online de charla e interacción.

Pero para que la industria siga creciendo y se puedan trazar planes a largo plazo, hace falta más. Es indispensable que se concreten iniciativas desde el Estado que acompañen e incentiven el desarrollo de nuestro país. En ese sentido, un gran paso que celebro es la reciente aprobación de la Ley de Economía del Conocimiento.

La industria tecnológica, de la mano de nuestros profesionales, tiene un mundo de posibilidades, no hay un techo en todo lo que representa la ejecución del servicio. Esa es una motivación diaria para los trabajadores, al mismo tiempo que nos permite fidelizar nuestro propio territorio y expandirse a las oportunidades que brindan otros mercados.

(*) CEO de Nubiral

Dejá tu comentario