En septiembre, precios mayoristas subieron 3,7% (más presión a la inflación)

Economía

Según los analistas, la brecha y aumentos preventivos fueron algunas de las razones del salto, que podría trasladarse al IPC en los próximos meses.

Los precios mayoristas registraron en septiembre un incremento del 3,7%, lo que representó un aumento del 34,6% en la comparación interanual. El acumulado de los primeros nueve meses del año, en tanto, llegó a 18,9%. La brecha cambiaria, aumentos preventivos y expectativas de devaluación fueron algunas de las razones esgrimidas por analistas para explicar la suba. Además, remarcaron, dichos incrementos podrían trasladarse a la inflación en los próximos meses.

Según informó el INDEC, la variación mensual se explica como consecuencia de la suba de 3,7% en los “productos nacionales” y de 3,5% en los “productos importados”. Dentro del primer grupo, los “productos primarios” aumentaron 3,2%, mientras que “manufacturados y energía eléctrica lo hicieron 3,9%. Por el lado de los primarios, se destacó la suba de los “productos agropecuarios”, que treparon 5,7%. En tanto, dentro de los manufacturados, se destaca la suba de “alimentos y bebidas” (2%), tabaco (7,9%) y “productos refinados del petróleo” (5,1%). “Energía eléctrica”, por su parte, presentó una variación del -0,4% debido al congelamiento de tarifas.

“En línea con la dinámica que se viene dando en estos últimos meses, el crecimiento fue mayor en los bienes nacionales. Esto se debe fundamentalmente a fenómenos circunstanciales (como la suba del combustible), como también a la dinámica persistente de ampliación de la brecha cambiaria a pesar de la suba del tipo de cambio oficial”, analizaron desde la consultora ACM, y remarcaron: “En septiembre la inflación mayorista se ubicó por arriba de la inflación minorista (fue 2,7%), factor que podría incrementar las presiones inflacionarias durante los próximos meses”.

“A diferencia del IPC, que tiene bienes y servicios, la gran parte de mayoristas son bienes. Entonces, el impacto cambiario es mucho mayor. Si bien no se observa una disparada en el tipo de cambio oficial, la verdad es que los aumentos preventivos y las expectativas de devaluación, lamentablemente bien fundadas, están en niveles muy altos. A la vez, un tercer factor es el aumento del consumo: no por una recuperación genuina de la actividad, no porque mejoró la economía, sino justamente por esas expectativas de devaluación que llevan a los comercios y a las familias a ‘stockearse’. Entonces, ese tipo de comportamientos preventivos son los que estuvieron detrás”, señaló a Ámbito Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina, quien agregó: “Algo de todo esto se anticipaba: durante la primera quincena de octubre, se aceleró bastante la inflación de alimentos, que en la comparativa mensual llegó a cerca del 3% (en septiembre había estado por debajo del 2%)”. Además, señaló que parte de esas subas podría reflejarse en el IPC: “Lo que pasa en mayoristas se suele trasladar, es un anticipo de lo que suele pasar después en minoristas”.

“Me parece que la suba es más bien de índole preventivo. Es decir, no está desligado de la brecha, pero es más de índole preventivo. Por ejemplo: hay un aumento significativo en productos agropecuarios. ¿Qué está expresando? Que si hay una devaluación futura, están anticipándose a ese escenario”, señaló, por su parte, Hernán Letcher, director del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), quien agregó: “En general, el efecto sobre la inflación minorista es al mes siguiente, aunque no es tan lineal, porque además las metodologías son distintas. En general, un nivel alto de inflación mayorista impacta en la minorista del mes siguiente. De todas formas, no creo que sea tan elevada la mayorista, no es una inflación que va a traer aparejado un nivel minorista altísimo. Aunque, claro, tampoco es baja”.

Según ACM, “la emisión monetaria utilizada como financiamiento al fisco podría impactar con mayor velocidad a los precios mayoristas, los cuales estarían demostrando reaccionar más rápido a los shocks que los minoristas, tanto de política monetaria como la suba de combustibles”. “En consecuencia, la evolución de los precios mayoristas podría estar adelantando tasas de inflación en ascenso”, concluyó.

Por su parte, la firma LCG remarcó que “el índice de precios mayoristas presentó registros superiores al 3,5% mensual en los últimos cuatro meses, dando indicios de una aceleración con respecto a los datos de la primera parte del año”. “Los mayores incrementos podrían comenzar a generar presiones adicionales sobre el índice minorista, a partir de los traslados de segunda ronda”, señaló la consultora.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario