Claudio Terrés: "Es fundamental que se avance con una ley de promoción para el sector foresto industrial"

Economía

El presidente de la Asociación de Fabricantes de Celulosa y Papel de la Argentina plantea el enorme potencial de crecimiento que tiene la actividad.

Mientras que países vecinos de la región como Uruguay, Brasil y Paraguay atraen fuertes inversiones en el sector foresto industrial, particularmente en el negocio de la celulosa, la Argentina no logra seguir el mismo camino. A continuación, el presidente de la AFCP detalla la actualidad del sector y que necesita para lograr despegar en el mediano plazo.

Periodista: ¿Cómo está hoy el sector foresto industrial argentino?

Claudio Terrés: En primer lugar es importante remarcar que nuestro sector tiene un alto potencial de crecimiento, la realidad es que en la Argentina desde hace muchos años no se han hecho grandes inversiones mientras que los países vecinos han seguido creciendo. La foresto industria tiene básicamente inversiones pequeñas y medianas en todo lo que es la primera etapa, desde el plantín hasta la madera, inversiones que pueden llegar hasta u$s200 millones de dólares y luego siguen en el segmento de la celulosa y el papel mega inversiones de u$s2.000 o u$s3.000 millones por cada fábrica. En ese sentido, hubo inversiones pequeñas y medianas a lo largo del tiempo pero lo que haría la diferencia sería una nueva planta de celulosa y de papel. De hecho en Uruguay se han hecho fuertes inversiones en los últimos años y cuentan con tres plantas funcionando lo que significó un aumento de mano de obra muy importante y una posibilidad de aumentar las exportaciones exponencialmente. Hoy Argentina está produciendo aproximadamente un poco menos de 1 millón de toneladas de celulosa, Chile produce ocho millones, Uruguay cinco o seis y Brasil está en 30 millones de toneladas, la naturaleza le ha dado a la región la posibilidad de que el árbol crezca mucho más rápido de lo que crece en el hemisferio norte y eso ventana competitiva hay que aprovecharla.

P.: ¿Qué es lo que falta concretamente para que lleguen las inversiones a la Argentina? ¿Hace falta un marco regulatorio nuevo?

C.T.: En el Plan Estratégico 2030 lo hemos detallado, pero fundamentalmente hace falta una ley de tierras que permita las inversiones nacionales y/o extranjeras que garanticen la forestación que abastezca de materia prima a la planta; competitividad de costos logísticos y estabilidad de tributos de mediano y largo plazo. Al ser una inversión capital intensivo requiere de financiamiento adecuado a tasas internacionales que compitan con las que obtienen en la región. Afortunadamente el Gobierno nacional también lo entiende y está trabajando en la elaboración de un proyecto de ley para promoción de inversiones en emprendimientos foresto-industriales que ojalá vea la luz dentro de muy poco tiempo. Es realmente fundamental para lograr crecer en exportaciones, divisas y generación de empleo.

P.: ¿Cuánto potencial tiene la Argentina para continuar creciendo en forestación?

C.T.: Hay mucho margen, Argentina tiene 1,3 millones de hectáreas plantadas con árboles y tenemos la posibilidad de crecer en los próximos ocho años, es decir hasta 2030, hasta las 2 millones de hectáreas, pero también tenemos otros 2 millones que están disponibles y aptas para hacer forestación y que no compiten con ningún otro cultivo. Hoy tenemos más forestación de lo que necesitarían hasta dos plantas de celulosa, estamos produciendo masa forestal todos los años por el equivalente a una planta de 500.000 toneladas. Otro dato clave es que actualmente nuestro sector tiene una balanza comercial negativa en aproximadamente u$s400 millones, estamos proyectando para 2021 que será en torno a los u$s300 millones y venimos de una balanza negativa de u$s900 millones hace diez año. Así que una sola planta que se instale de 2.000 toneladas, inmediatamente da vuelta esa balanza comercial y la transforma en positiva. Porque exportas 1.500 toneladas a 900 dólares la tonelada y logras un ingreso adicional de divisas de u$s500 millones por año. No solamente tenemos madera hoy para una planta sino para dos plantas y media. Lo que debemos hacer es buscar la forma, a través del proyecto de ley, para que se promuevan las inversiones y el consumo de madera y la instalación de plantas de celulosa.

Dejá tu comentario