¿Dólar, plazos fijos o FCI? Los consejos de un gurú para invertir hoy

Economía

“Creemos que los fondos son el vehículo ideal para delegar las decisiones de inversión en equipos profesionales”, dijo el CEO de Adcap Asset Management, que analizó la actual coyuntura económica.

Treinta años han pasado para Damián Koltan en contacto directo con el mundo de las inversiones. Esa experiencia parece transmitirse en forma fidedigna, cada vez que Ámbito le hace una pregunta sobre la coyuntura especial que toca atravesar.

Koltan, que se convirtió a principios de este año en el primer CEO de la gestora independiente de Fondos Comunes de Inversión (FCI) Adcap Asset Management, cuando Adcap Grupo Financiero lo sumó a sus equipos para consolidar el desarrollo de esta línea de negocios, traza un escenario de carácter cualitativo, pero donde no faltan proyecciones.

Contador Público por la UBA y MBA de la UTDT, viene de desempeñarse en Delta Asset Management durante 16 años, donde ocupó diversas funciones, siempre en áreas comerciales. Con anterioridad, trabajó 11 años en el Grupo BBVA, en riesgos y en banca corporativa, tanto en las oficinas de Buenos Aires como en las de Nueva York. Hoy administra más de 85.000 millones de pesos. En lo que va de 2022, sus AUM (activos bajo administración) se incrementaron en más de un 90%.

Periodista: ¿Cómo ha evolucionado la industria local de FCI?

Damián Koltan: La industria de fondos ha vivido un año particular en lo que va de este 2022. Más allá de que hemos tenido episodios durante este año de aversión al riesgo en ciertos segmentos -por ejemplo, en los FCI CER durante el mes de julio-, la industria de fondos continúa su sendero de crecimiento y esperamos que así siga por lo que resta del año. En entornos volátiles como el actual creemos que los fondos son el vehículo ideal para delegar las decisiones de inversión en equipos profesionales.

P.: Los pronósticos privados situaban a la inflación de agosto en el 6,5% y resultó mayor, del 7%, pero a nivel proyección la ubican alrededor del 100% anual. ¿Cómo es una cartera ideal de inversión para este contexto?

D.K.: En un entorno macroeconómico como el actual es fundamental tener una cartera de inversiones bien diversificada, con una alta ponderación de instrumentos que ofrezcan cobertura por inflación, aunque también debe incluir instrumentos que cubran de una eventual devaluación. Si bien creemos que el gobierno va a tratar de evitar el salto discreto del tipo de cambio oficial, se encuentra acelerando la tasa de devaluación; actualmente ya tiene un ritmo superior al 6,0% mensual, otorgando también un gran atractivo a los instrumentos que ajustan por el dólar oficial. Dentro de la familia de fondos de Adcap, recomendamos el Adcap Retorno Total para cobertura por devaluación, invertido principalmente en instrumentos dólar linked (con un balance entre bonos soberanos y corporativos). Creemos que es la solución adecuada para equilibrar la cartera de inversiones y tener una buena diversificación. Por otro lado, nuestro FCI Adcap Balanceado II invierte principalmente en letras y bonos soberanos que ajustan por CER, y creemos que es el producto más adecuado para hacer frente a la inflación. La composición y duración del fondo permite al inversor de apetito de riesgo moderado captar el devengamiento potencial de la inflación. Adicionalmente, creemos que también hay una buena oportunidad para aprovechar la tasa de interés, a través de los fondos del llamado “segmento t+1”, dentro del cual tenemos el FCI Adcap Pesos Plus. Este fondo se posiciona de forma balanceada entre exposición a tasa Badlar y a CER, y se beneficia del alto devengamiento mensual de instrumentos de cobertura de inflación, y la tasa Badlar.

P.: ¿Qué perspectivas tiene para las tasas de política monetaria del BCRA?

D.K.: Teniendo en cuenta la creciente emisión de pesos que ha sido necesaria para la compra de divisas por la liquidación del “dólar soja”, y a su vez, observando que continúa la tendencia alcista de los precios, estimábamos que el BCRA iba a continuar con el ciclo de suba de tasas con el objetivo de llevar las tasas a niveles reales neutros o positivos. El ciclo de suba de tasas ya acumula +3,700 puntos básicos en 9 reuniones. La Tasa de Política Monetaria en niveles de 75% ya supera el 100% en términos efectivos. Por otro lado, los indicadores de alta frecuencia y los últimos índices de precios solo confirman nuestra hipótesis de una inflación que sostiene una inercia muy alta: la inflación mayorista y el costo de la construcción fueron 8,2% y 7,2%, respectivamente, en agosto. Los pronósticos privados hablan de una cifra cercana al 7% para el dato de septiembre; en las primeras dos semanas del mes, según los indicadores de algunas consultoras, habría superado el 7%.

P.: ¿Tiene impacto en las inversiones lo acordado con el FMI la semana pasada?

D.K.: Siempre es bueno tener diálogo fluido y en buenos términos con nuestros acreedores, y en ese sentido, entendemos que el viaje del equipo económico a Washington fue productivo. Pero más allá de esto, los desafíos macroeconómicos actuales de la Argentina siguen siendo muy significativos. Seguramente en los próximos meses iremos viendo de qué manera evolucionan los diferentes temas, por lo que seguimos recomendando cautela para un inversor medio.

P.: ¿Qué evaluación hace sobre el ritmo del crawling peg que está llevando adelante el Central?

D.K.: Hace mucho tiempo que venimos sosteniendo que el Gobierno va a evitar a toda costa un salto del tipo de cambio oficial. La acumulación de reservas por más de 3.100 millones de dólares en septiembre, producto del “dólar soja”, parece haber disminuido las expectativas de que se produzca el salto en el tipo de cambio. Por ejemplo, un indicativo de presión a la devaluación es la brecha entre el dólar oficial (A3500) y el alternativo (MEP), que si bien supera el 110%, está muy por debajo del 160% visto en julio. Sin embargo, como mencionaba anteriormente, el ritmo de devaluación ya supera el 6,0% mensual. En nuestro escenario base, el Banco Central va a intentar acelerar el ritmo de devaluación mensual para evitar profundizar el atraso cambiario, que fue uno de los objetivos acordado con el FMI.

P.: Los plazos fijos bancarios…

D.K.: El objetivo del Banco Central es que la suba de tasas se traslade al resto de los instrumentos, incluidas las tasas del plazo fijo. La entidad definió en su última reunión que la tasa mínima que deben pagar los bancos por plazos fijos tenga un piso 75% para 30 días. Esta tasa representa 6,25% efectivo mensual, un número que estaría cercano o en línea con la inflación.

P.: ¿Qué recomendaciones hacen para inversores de perfil conservador?

D.K.: Un inversor conservador en el actual entorno claramente debería tener la mayor parte de su cartera en los llamados “Fondos de Money Market”. Son FCI que buscan un retorno similar a una cuenta remunerada y un depósito, pero que a la vez ofrecen liquidez en forma diaria; es decir, se pueden suscribir y rescatar, ya sea total o parcialmente, todos los días. Idealmente también le recomendaríamos una porción pequeña en el fondo que antes mencionábamos del segmento t+1, ya que mejora la tasa promedio esperada de la cartera y adiciona muy poco riesgo.

P.: ¿Y para los que tienen baja aversión al riesgo?

D.K.: Para aquellos inversores dispuestos a tomar riesgo creemos que pensar en tomar posición gradualmente en fondos de acciones podría ser una buena oportunidad a mediano y largo plazo. También, pensar en posicionarse en un fondo de renta fija a mediano plazo podría tener una buena recompensa si Argentina logra superar este momento complejo macroeconómico. Asimismo, creemos que los instrumentos en dólares son una gran oportunidad para inversores con horizontes más largos que estén dispuestos a tolerar volatilidad de corto plazo. En nuestra familia de fondos, recomendamos el Adcap Renta Dólar, alternativa de dolarización para inversores con tolerancia al riesgo y con horizonte de largo plazo.

P.: ¿Qué otras opciones de fondos tienen en renta fija en pesos pensando en un horizonte más largo de inversión?

D.K.: Como venimos planteando desde principio de año, creemos que la tasa de inflación continuará en niveles sostenidos por lo menos en lo que resta del año, por lo que las inversiones que ajustan por CER terminarán siendo la mejor alternativa en pesos durante 2022. El canje de deuda local que realizó el Tesoro ni bien asumió Sergio Massa junto con el nuevo “dólar soja” parecería que fueron eventos que han logrado descomprimir un poco la tensión macroeconómica. No obstante, aún se presentan varios desafíos antes de que termine el año y veremos de qué manera el Gobierno enfrenta estas situaciones sin que se generen mayores tensiones económicas. Si Argentina logra superar estas dificultades, un fondo como el Adcap Renta Fija será sin dudas una muy buena opción de inversión en el mediano plazo.

Dejá tu comentario