Fondos globales alcistas con la región (no tanto con Argentina)

Economía

Un sondeo del BofA mostró mayor interés de los inversores globales por Latinoamérica. Aunque esperan una lenta recuperación tras el covid-19. La mayoría anticipa más inflación en la región.

De la mano de los avances de las vacunas y de los mejores datos económicos globales, el apetito de los inversores por asumir más riesgo aumenta y ahora muchos miran nuevamente hacia los emergentes. Este sentimiento de optimismo se refleja, por ejemplo, en el inusual acuerdo entre los estrategas del JP Morgan que se manifiestan “universalmente positivos”, vislumbrando una recuperación sostenida de las Bolsas, lo que han llamado como un “Nirvana Market”. Pero también, como señalan los expertos en monedas de Rabobank, los mercados de divisas alientan una mayor confianza ya que tanto las posiciones netas en dólares volvieron a caer en territorio negativo, reflejando la mejora en el apetito por el riesgo, como los largos netos del euro que cayeron por séptima semana consecutiva, en su nivel más bajo desde julio. En esto no sólo tienen que ver las noticias positivas sobre vacunas, sino también la resolución de las elecciones en EE.UU., que sembró la esperanza de que la administración Biden arregle las divisiones a nivel mundial y con la percepción de que los republicanos pueden ocupar el Senado, no habría aumentos de impuestos o regulaciones a gran escala.

Si bien no hay un alocado optimismo, ya que la “nueva” normalidad no tiene aún fecha cierta, se percibe una mejor predisposición de parte de los fondos de inversión e inversores institucionales para con los mercados emergentes que les pueden brindar mejores retornos luego de las fuertes subas acumuladas en Wall Street y en el resto de la UE. De ahí que resulta interesante conocer el pensamiento de los fondos internacionales que invierten en Latinoamérica para los próximos meses según un sondeo del BofA que proyecta un espíritu alcista pero de rotación de carteras. Sin embargo, a modo de anticipo, vale señalar que Argentina podría perderse esta bonanza de inversores hambrientos ya que al ser consultados sobre cómo veían la evolución de la situación en Argentina durante los próximos seis meses, el 74% respondió que cree que la situación se deteriorará aún más, en línea con el mes pasado. De modo que la visión sobre las perspectivas locales no ha mejorado en nada, y tanto un fisco y un sector privado ávidos de financiamiento podrían quedar fuera del radar de la marea de liquidez global.

¿Qué muestra el sondeo de BofA sobre la región? En particular se observan mejores expectativas respecto de Brasil que de México. mientras que casi todos los inversores encuestados, un 93% espera que la inflación en la región aumente (en el anterior sondeo eran el 77%). Cerca de la mitad (un 46%) planea incrementar sus inversiones en los próximos seis meses a niveles más altos desde abril pasado. En su mayoría consideran que están sobreposicionados en acciones de consumo discrecional, en materiales básicos y en finanzas. En cambio dicen estar subposicionados en consumo masivo. Llamó la atención la cantidad de inversores que consideraron estar sobreposicionados en finanzas, la primera vez desde junio pasado. En cuanto al viento de cola, el principal riesgo para la región, según el 49%, es el coronavirus frente al 12% del mes pasado. Este es el nivel más alto desde abril. Sobre lo que viene, la mayoría de los inversores siguen creyendo que la recuperación será lenta después de la crisis del covid-19. Las apuestas sobre las monedas apuntan primero al real y luego al peso mexicano y por último al chileno. Al respecto, algo que es de interés al comercio exterior argentino, los inversores son más optimistas sobre el real, ahora el 65% lo ve por debajo de los 5,30 por dólar a fin de año (frente al 27% del mes pasado), incluso el 45% incluso lo ve por debajo de 5,10. El pronóstico vimos que en el caso argentino no era muy halagüeño; sin embargo, para el chileno la mayoría de los inversores respondió que creía que la situación se mantendrá estable e los próximos 6 meses aunque la proporción de inversores que creen que se deteriorará aumentó tras la votación de la reforma constitucional. De todos modos, tras el referéndum de reforma constitucional, las expectativas de los inversores se mantuvieron estables, la mayoría todavía espera que la nueva Constitución provoque un deterioro limitado del modelo económico chileno. Por último, el 31% de los inversores se está protegiendo contra una fuerte caída en las Bolsas (antes eran el 27%) en los próximos tres meses.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario