Juez Griesa falló a favor de fondo buitre por u$s 400 millones

Economía

Trascendió ayer otro fallo del juez Griesa en Nueva York por el default a favor de un fondo buitre. Está en línea con anteriores resoluciones, pero lo destacable aquí pasa por el monto: es por u$s 400 millones incluyendo intereses atrasados desde la cesación de pagos. Como el país no tiene bienes en condiciones de ser embargados, en el corto plazo no genera inconvenientes. Es de esperar incluso que sigan apareciendo más fallos de Griesa en este sentido. La decisión del gobierno es no sentarse a negociar con los que quedaron fuera del canje de la deuda, por lo que en definitiva, los bonistas que no iniciaron demandas, lo están haciendo. Y los que ya lo habían hecho están apurando una resolución judicial. Hasta ahora, los fondos buitre no han logrado avanzar con embargos al país. De todas maneras tienen un numeroso plantel de abogados buscando resquicios para cobrar parte de los bonos que poseen en default.-Hasta intentaron congelar reservas del Banco Central por u$s 105 millones cuando se pagó al FMI.

Más fondos de inversión de Estados Unidos están consiguiendo fallos favorables del juez neoyorquino, Thomas Griesa, para embargar activos argentinos. Quien se benefició ahora con esta decisión es Greylock Capital, que es dirigido por el representante de bonistas Hans Humes.

El monto reconocido a Greylock en su presentación se aproxima a los u$s 400 millones, entre el valor nominal de los bonos presentados y los intereses acumulados desde el default hasta ahora. El fallo de Griesa es del 17 de este mes y coincide con lo ya resuelto para otros fondos, como los manejados por Dart y Elliot.

En todos los casos el juez dispone la posibilidad de embargar activos argentinos como manera de cobrarse la deuda impaga. Actualmente, de hecho, unos u$s 105 millones de reservas depositadas en el Banco de Nueva York se encuentran inmovilizadas preventivamente por este motivo. Sin embargo, ya hubo un fallo de primera instancia a favor del país que dispone la liberación de los fondos y se está a la espera de una decisión judicial de un tribunal superior, que se descuenta sería también favorable.

Aunque no lo reconocen públicamente, la estrategia de los fondos buitre consiste en presionar a la Argentina para que reabra el canje de la deuda a través de una ola de embargos. Quedó casi 24% del total a reestructurar fuera de la operación, lo que representa tenencias por u$s 19.500 millones, sin contar los intereses acumulados. Sin embargo, la ministra de Economía, Felisa Miceli, se mantuvo firme desde su asunción al asegurar que «no está en los planes del gobierno» reabrir el canje. Es orden directa de Néstor Kirchner, aunque hay colaboradores del Presidente que le recomiendan concluir por completo la reestructuración de la deuda.

Los embargos dificultan al gobierno, por ejemplo, la emisión de bonos en el mercado internacional, ya que no resultaría fácil pagarles los intereses a los inversores sin ser interceptados por la acción de la Justicia neoyorquina. En el Palacio de Hacienda adelantaron que podrían realizar nuevas emisiones de títulos en marzo o abril, pero serían exclusivamente en el mercado local.

Dejá tu comentario