La fábrica de respiradores en Italia que "trabaja como en la guerra"

Economía

Siare Engineering sumará a partir de hoy militares a su personal para aumentar la producción acordada con el Gobierno.

En las puertas de Bolonia, Italia, existe una fábrica que nunca detuvo su trabajo, pese al avance del coronavirus.

Se trata de una compañía ubicada en Valsamoggia donde se produce un activo crucial para la lucha contra el Covid-19: los respiradores para los pacientes ingresados en cuidados intensivos.

“A partir de este lunes (por hoy), los militares se unirán a nuestro personal”, precisó a la prensa italiana Gianluca Preziosa, gerente general de Siare Engineering.

La alta gerencia de la compañía fue convocada hace una semana por el primer ministro Giuseppe Conte para una reunión con Protección Civil, y de allí nació un plan extraordinario para triplicar la producción y resistir la emergencia: de los 160 respiradores que producían por mes pasaron a un total de 2.000.

Para apoyar estos ritmos, 25 técnicos del ejército también se sumarán a la fábrica. La llegada de los militares casi duplicará el personal: tras 3 o 4 días de entrenamiento lograrán multiplicar la cantidad de máquinas por semana.

Tal es la demanda que el personal de la empresa trabaja incluso los sábados y domingos. “Hay personas que vienen a trabajar 12, 14, incluso 15 horas al día”, sostuvo Preziosa. “Algunas mujeres del personal tienen llagas en las manos por atornillar los accesorios”, agregó. “Se trabaja como en la guerra”.

Según explicó, para lograr el objetivo de la producción acordada con el Gobierno, “ hemos dejado de suministrar a nuestros clientes en Corea del Sur, Vietnam, Tailandia e India”.

Pequeña, pero con mucha especialización, la empresa fundada en 1974 por el padre de Preziosa ahora exporta su maquinaria a 72 países de todo el mundo. Y es una de las 4 compañías únicas en Europa que se especializa en estos dispositivos.

Por otra parte, las autoridades de Lombardía, en el norte del país, la región más afectada de Italia por la pandemia del coronavirus, han expresado ayer de forma explícita su preocupación ante la capacidad de su sistema de hospitales para hacer frente al flujo de enfermos.

“Las cifras siguen creciendo. Pronto llegará el momento en que no tengamos más camas para reanimación”, advirtió Attilio Fontana, gobernador de Lombardía, en entrevista a la cadena Sky TG24. En conferencia de prensa, el sábado, Giulio Gallera, su adjunto encargado de Salud, había afirmado: “En Lombardía, sólo nos quedan 15 a 20 camas para terapia intensiva. Estamos cerca del punto de no retorno”.

“Lamentablemente se registraron 368 víctimas y 2.853 nuevos casos positivos”, reportó el titular de la Protección Civil, Angelo Borrelli, en conferencia de prensa, al presentar el balance de las últimas horas. En la región, hay unas 800 personas ingresadas en unidades de cuidados intensivos.

Según Fontana, se está habilitando un hospital provisional con 500 plazas de terapia intensiva en dos pabellones de la Feria de Milán.

Tan grave es la situación que, en el Vaticano, se informó que el papa Francisco -que ayer visitó sorpresivamente dos iglesias en Roma para orar por “el fin de la pandemia”- celebrará la semana de Pascua, incluido el tradicional Vía Crucis en el Coliseo romano, sin la presencia de fieles.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario