La Fed se quedó sin más munición

Economía

Ayer la Fed disparó la última bala de plata que le quedaba (falta ver qué hace el Tesoro) para tratar de eliminar al monstruo de la crisis, recortando sus tasas de referencia junto a otros bancos centrales. El próximo paso para Bernanke, si esto no funciona (se verá en los próximos días, especialmente con la LIBOR y el "comercial paper"), es lisa y llanamente su renuncia. Hasta ayer la Fed se resistía por temor a caer en una trampa que realimente la suba del precio de las materias básicas sin garantizar una rápida salida de la recesión (es lo que ocurrió en Japón), abriendo la puerta para la tan temida estanflación (inflación con recesión). Es que hasta ahora el problema no ha sido la disponibilidad ni el costo del dinero, sino la confianza entre los agentes. ¿Por qué entonces cedió Bernanke a la presión local y extranjera (el único ausente fue Japón, cuya tasa de 0,5% anual y sistema bancario sobrecapitalizado, explican el vuelo hacia el yen)? Tomemos un ejemplo de lo que pasaba antes de la apertura: Inglaterra. Allí la sesión arrancó con el primer ministro anunciando rimbombantemente un megaplán que incluía el apuntalamiento a los 8 bancos más grandes y la reestructuración integral de todo su sistema financiero. A los 5 minutos, el FTSE se desplomaba 3% y una hora más tarde 8%. ¿Otro ejemplo?, 9,5% que había perdido el Nikkei. ¿Rusia?, 15,5% abajo. ¿El premercado yanqui?, abajo 4%. Hay quien quiso ver en la baja de los treasuries (la T10 trepó a 3,7%) una merma en el vuelo a la seguridad y el éxito de lo dispuesto. Pero esto puede haber sido un simple "espejismo" por la baja de los Fed Funds (a un mes la tasa retrocedió a 0,17%), reflejo de una inflación creciente, o resultado del inicio de las megaemisiones para financiar el plan del Tesoro.

A simple vista se puede decir que la crisis sigue y nada de lo hecho ayer surtió efecto (al menos no uno inmediato como se pretendía). Así las Bolsas europeas terminaron retrocediendo 6% y el Dow bajó 2% a 9.258,1 puntos (no vale la pena enumerar las brutales oscilaciones que tuvimos). ¿Rumores? Mirar los Munis. Cuídese.

Dejá tu comentario