Guzmán: "Tenemos las condiciones para que la reducción de la inflación se vaya transitando"

Economía

El titular del Palacio de Hacienda invitó a los empresarios a "coordinar expectativas". Y les dijo: "Un país con impuestos y gastos bajos no es nuestra idea".

El ministro de Economía, Martín Guzmán, fue muy contundente con los empresarios que lo escuchaban en los jardines del hotel Four Seasons, comiendo empanadas en la fría tarde. Se llevaron la certeza de que no podrán esperar una rebaja de impuestos en lo inmediato: “Un país con impuestos bajos y gastos bajos no es nuestra idea”, les dijo el titular del Palacio de Hacienda sabiendo de las constantes quejas del establishment por la presión fiscal y sus utopías de un sector público pequeño. La otra definición que les dejó es que para el Gobierno están dadas las condiciones técnicas para que la inflación mantenga una tendencia a la baja en los próximos meses, y que por lo tanto seguirán siendo convocados a “coordinar expectativas”.

El ministro de Economía retomó así la agenda de trabajo que les presentó a los empresarios en febrero pasado en un encuentro en el Museo del Bicentenario. “Tres condiciones tiene que haber para que la actividad privada pueda ser pujante. Por un lado, es necesaria la estabilidad macroeconómica, por otro lado, reglas de juego que deben dar previsibilidad, y que el Estado tenga un rol que genere condiciones virtuosas para el crecimiento”, les indicó.

En la reducida mesa presencial organizada por el Consejo Interamericano del Comercio y la Producción (CICYP) estaba su presidente Daniel Funes de Rioja, quien venía de recibir en la jornada anterior una reprimenda del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, por sus críticas a la política del Gobierno. También estuvieron el titular de la Sociedad Rural, Nicolás Pino; el de la Cámara de Comercio, Mario Grinman; el de la Bolsa de Comercio, Adelmo Gabbi; el de la Cámara de la Construcción, Iván Szczech y el de Asociación de Bancos de Argentinos (ADEBA), Javier Bolzico. La mayoría de los participantes del encuentro lo hizo de manera virtual. Funes de Rioja dijo que el sector privado puede aportar al crecimiento con u$s90.000 millones de exportaciones y reclamó “certidumbre, confianza y concertación”.

Respecto de la inflación, el titular del Palacio de Hacienda dijo que una economía como la argentina, que históricamente sufre altas tasa de inflación, “tiene problemas para definir anclas”. Por ello insistió en que para resolverla “la cooperación entre todos los agentes es fundamental”. “Si todos decimos que la inflación va a ir para acá arriba y remarcamos precios sobre la base de esa expectativa, es más probable que terminemos en un equilibrio por ese lado. Si decimos que puede ir por un lado más bajo, consistente y vamos coordinando, es más probable que el proceso de desinflación sea más efectivo”, agregó el funcionario”. Al respecto, recordó que “marzo iba a ser el mes más alto y eso ocurrió y que abril fue más bajo. Hay que continuar porque estamos en niveles por encima de lo que consideramos que macroeconómicamente es factible. Tenemos las condiciones para que la reducción de la inflación se vaya transitando”, sentenció.

En cuanto a la situación fiscal, el ministro indicó que “hay que tener un crecimiento del gasto público en términos reales y al mismo tiempo hay que reducir el déficit aprovechando la mejora de la recaudación que se da en un contexto de recuperación”. De ese modo, subrayó que el país “podrá fortalecer la sostenibilidad de la deuda para tener un Estado con más capacidad y más fuerza con mejor crédito y mejor moneda”. Por eso, el ministro destacó que durante la crisis que generó la pandemia, el Estado cumplió un rol “contracíclico”.

El titular del Palacio de Hacienda además comentó que “sin grandilocuencia” el Gobierno ha ido desmontando la reforma fiscal del 2017 que implementó el gobierno anterior, cuyo objetivo era bajar impuestos. El ministro aseveró que ese tipo de modelos “no funcionan”. “Aún falta camino para llegar a donde queremos con la estructura tributaria”, aclaró.

Por otro lado, insistió en la necesidad de reconstruir un mercado de deuda pública en pesos porque a su entender “es un ancla para el desarrollo”. Al respecto, remarcó que el gobierno tuvo “resultados positivos” en la reconstrucción de un mercado de capitales en moneda local. Dijo que el financiamiento al sector privado en ese segmento creció 128% en los últimos 12 meses y en los primeros cuatro meses de este año el 197%.

Con relación a la negociación de la deuda con el FMI el ministro señaló que desde la gestión se está procurando generar “un sentido común” con los funcionarios del organismo sobre “lo que Argentina necesita”, y que en función de ello el país ha recibido el apoyo del G20 y la comunidad internacional. También justificó el haber cerrado primero el acuerdo de reestructuración con los acreedores privados, al afirmar que se hubiera optado primero por los organismos el país seguramente hubiera caído en default.

Dejá tu comentario