Más cerca de caer que de rehacerse

Economía

En otra de sus aseveraciones fallidas, y fueron unas cuantas en ambos años, el Presidente venía de asegurar que ya nos habíamos alejado del abismo... (?). O bien midió mal los pasos, o tomó mal en qué dirección se avanzaba, o -de últimaexiste más de un abismo posible. Quizás nos alejamos de uno, para caer en otro más drástico...

Lo concreto es que todos los indicadores de la víspera, en especial el maldito pájaro llamador que es el riesgo-país, tomaron vuelo a nuevas cumbres y las acciones quedaron otra vez como en una vela. Porque el repunte del día anterior quedó en un paréntesis y en el haber de las realizaciones cortas, que se forman para utilizarlas por un día, se cierran... y se evaporan. Lo de la víspera no tuvo ya nada que ver, volvieron a sobrevolar los ánimos bajistas que son espejo de un país al borde de tener que asumir su realidad temporal. No terminal. Baste recordar, desde México hasta aquí, qué sucedió con hileras de países que explotaron y están en plena vigencia. Claro que el extraño mensaje que llega de arriba es que una cesación de pagos resultaría terminal (cuento de niños...).

• Bonos y Bolsa

Unos hacia la depresión total, otros pretendiendo reflejar nuevas mejoras. Toqueteos oportunos, lo necesario para quedar con signos positivos en un listado al menos.

Riesgo-país en «2150» puntos, Merval en suba de 0,5 por ciento. A menos que la Bolsa se adelante a lo malo que ya está por llegar, y que resulte mejor, a la postre. Y no está mal como teoría y como para dar razón a lo que parece no tenerla...

Dejá tu comentario