22 de agosto 2007 - 00:00

Más penuria para las empresas por aumento de costo laboral

• Las cámaras del fuero laboral seguirán emitiendo sentencias a favor de la doble indemnización por despido, con el argumento de que los números de desempleo del INDEC no son creíbles para eliminarla (debía desaparecer con ese indicador debajo de 10%).
• El kirchnerismo desenfunda, por demagogia de campaña, quince proyectos antiempresas de Héctor Recalde que ahuyentarán más la inversión del país en el momento en que más se la necesita.

Héctor Recalde
Héctor Recalde
«El Senado es el límite, de allí no sale nada.» Esa fue la promesa con que el gobierno mantuvo calmados hasta ahora a los empresarios cuando, por distintas vías, llegaban a la Casa Rosada para protestar contra los avances del moyanismo en la Cámara de Diputados para aprobar reformas laborales que les elevan sus costos. Y hasta ahora funcionó: Héctor Recalde consiguió, a veces logrando el apoyo casi a la fuerza del kirchnerismo, que una docena de sus peligrosos proyectos fueran aprobados, pero al llegar al Senado comenzaba el prometido sueño eterno. Pero ayer esa promesa comenzó a resquebrajarse. Después de un año de inactividad, la Comisión de Legislación del Trabajo de esa Cámara, presidida por un radical, Gerardo Morales, comenzará a debatir toda la artillería laboral moyanista, más algunos agregados como la ley que garantiza la movilidad previsional -exigencia de los radicales-. Por si faltaba alguna confirmación, ayer los senadores kirchneristas se reunieron en la CGT para confirmar que el freezer del Senado ya no funcionará a pleno. Hoy comenzarán a analizar los proyectos, aunque la votación definitiva puede demorarse hasta después de las elecciones.

En los últimos doce meses, el radical Morales, que por esas cuestiones del reparto de poder político en el Senado quedó a cargo de la estratégica Comisión Laboral, convocó semanalmente a su comisión. En ninguna de esas ocasiones ese cuerpo pudo sesionar, siempre por falta del quórum que debían aportar los peronistas.

Hubo una justificación oficialista, nuncareconocida públicamente, para esa ausencia: Morales puso siempre a la cabeza de los temas a tratar todos los proyectos presentados por la oposición para garantizar la movilidad jubilatoria, algo que el kirchnerismo no aceptaba. Pero junto a esas iniciativas estaban todos los proyectos que la Comisión de Legislación del Trabajo de Diputados, conducida por Recalde, fue sancionando en el último año.

Ayer, los asesores de Morales detectaron que la reunión de la comisión establecida para hoy podría ser diferente. Por lo pronto, desde el Ministerio de Trabajo se comenzó a llamar a los senadores kirchneristas recomendando que asistieran al encuentro, convocado para las 10.45 en el Salón Perito Moreno del quinto piso del edificio anexo del Senado.

En el temario a tratar allí no falta casi ninguna de las leyes que apura el sindicalismo en Diputados:

  • La ley que establece el principio de «in dubio pro operario», es decir, aplicación siempre de la ley más beneficiosa al trabajador, ahora también para la interpretación y aplicación de las normas laborales.

  • Equiparación de la indemnización por cierre de empresas por quiebra a la indemnización por despido sin causa.

  • Presunción de existencia de embarazo en caso de duda en un despido.

  • Programa de información de datos del trabajador en la ANSeS.

  • Régimen de control para el personal de seguridad en los espectáculos.

  • Erradicación del trabajo infantil.

  • Régimen de trabajo en minas, para el caso de menores y mujeres.

  • Régimen de teletrabajo en relación de dependencia.

  • Violencia laboral. Junto a ese paquete, Morales incorporó a la convocatoria el tratamiento de la situación de los trabajadores del Hospital Francés, que el oficialismo no incluyó en la ley de expropiación de esa institución a favor del PAMI, el régimen de movilidad de haberes previsionales y la ley de opción jubilatoria.

    Miguel Pichetto reconoció ayer que, en medio de la campaña, muchos de esos temas serían tratadosrecién después de las elecciones, pero fue obvio que la tendencia en el Senado cambió.

    Venía el jefe de los senadores kirchneristas de una reunión con la cúpula de la CGT, donde se convino el tratamiento de algunos de los proyectos que el moyanismo hizo votar en Diputados, inclusive contra las intenciones del gobierno, que prefirió calmar a los empresarios.

    En ese encuentro se acordó que los proyectos serían votados «luego de las elecciones de octubre», como confirmó el propio Pichetto. Junto con él, visitaron la CGT todos los peronistas que integran la Comisión del Trabajo del Senado y que hoy concurrirían, por primera vez en meses, para anoticiarse de los avances de esas leyes, como Julio Miranda, Silvia Gallegos, José Mayans, María Cristina Perceval, Mario Daniele e Isabel Viudes.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar