Más suerte II

Economía

La soja ahora no para de subir: por la sequía en Brasil ayer trepó 3%, y en febrero ganó 22%. Nunca en los últimos 16 años en un solo mes había subido tanto. Cambió el humor del sector afectado por la magra rentabilidad que dejan las retenciones. La nueva cosecha se revalorizó así u$s 700 millones.

El precio de la soja volvió a aumentar casi 3% en el mercado internacional de Chicago, y ya acumula subas de 22% -u$s 41 por toneladaen un solo mes, la mayor ganancia de la oleaginosa en los últimos 16 años (ayer, a u$s 226 por tonelada).

La sequía en Brasil es el motivo fundamental que determina la tendencia de la soja. El 25% de los cultivos brasileños está en condiciones secas luego de un mes sin lluvias en una etapa clave para el desarrollo de los cultivos. En la Argentina, se calcula que 30% de los cultivos sufrió estrés hídrico por escasez de agua, aunque la situación es menos compleja ya que existen pronósticos de leves lluvias esta semana.

Los precios en nuestro país recuperaron 13% en el último mes (lo mismo desde principios de año ya que el mercado atravesó un previsto «efecto serrucho») y permitió una revalorización de la cosecha en u$s 19 por tonelada. La soja argentina saltó de cotizar a u$s 146 hasta los u$s 165 de ayer. Esto permitiría sostener que la producción de soja argentina se revalorizó en u$s 700 millones durante los últimos 30 días.

No obstante los problemas climáticos, habrá una supercosecha en Sudamérica.
Brasil producirá el récord de 63 millones de toneladas este año, 2,3% menos que el pronóstico de seis meses atrás aunque 20% superior a la cosecha del año pasado, según el último relevamiento del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA). Los analistas creen que la cosecha brasileña será tan sólo de 58/59 millones de toneladas.En la Argentina se preveíancasi 40 millones, y ahora se dice que llegará a 37,5 millones de toneladas.

• Otras señales

Pero estos datos ya eran conocidos por el mercado, una señal que se suponía los operadores ya habían asumido en el precio.

No obstante, la plaza sigue dando muestras de reconocer otras señales:
«Hay que tener en cuenta la fortaleza de las monedas de la región contra el dólar. Por eso es muy probable que no observemos un flujo de mercadería similar al de la temporada pasada, a no ser que el rally persista y permita lograr cotizaciones aun más acomodadas que las actuales», decía ayer el analista Ricardo Baccarín en su análisis semanal. Y explicaba otras razones de peso: los precios de los principales granos, en términos de dólares constantes, se encuentran aún muy bajos y esta circunstancia podrá determinar mayor demanda.

Asimismo, el mercado sabe que
«los precios tienden a estabilizarse -e incluso mejorar- una vez transcurrido el mes de febrero».

«Los stocks crecen, y si hay un buen arranque de las siembras en EE.UU., podemos ver presión sobre los precios.

También habrá que ver cómo vende el productor. A estos precios salen más lotes, pero todavía la proporción vendida a precio aquí y en Brasil respecto de la posible cosecha es todavía muy pequeña. Si lo miramos del lado de los fondos y su posible visión del mercado, deberíamos concluir que es muy probable que el actual rally no haya finalizado», decía
José Frogone, de Cortina-Beruatto.

Otro dato para tener en cuenta en el mercado es que el índice CRB, de materias primas, alcanzó el precio máximo histórico ayer motivado no sólo por los granos sino por un reposicionamiento de una canasta de productos que incluyen cocoa, café, algodón, cobre, azúcar, crudo y hasta el oro. Esto les daría sustentabilidad a las subas.

Dejá tu comentario