Chicago: la soja subió hasta los u$s590,9 a la espera del informe del USDA

Economía

Se espera un recorte de los stocks internacionales por parte del organismo norteamericano. Mientras tanto el trigo y el maíz siguen su camino alcista con la guerra de Ucrania y Rusia como fundamento.

El mercado de granos internacional afronta quizás su época de mayor volatilidad. Es que diversos son los factores que influyen actualmente en las cotizaciones, desde la guerra entre Rusia y Ucrania que complicaría el abastecimiento de trigo y maíz a Europa, pasando por la inflación en Estados Unidos, hasta el próximo informe del USDA que se conocerá mañana y se espera que concrete un recorte en los stocks internacionales.

En este marco, la soja cerró la rueda con una suba de casi el 1,3% a u$s590,38 la tonelada. La cotización del grano estuvo apuntalada por la suba de las cotizaciones del aceite (julio sumó u$s53,13 y quedó con un ajuste de u%s1839,72), que es reflejo de la crisis que se vive en el mercado global de los aceites vegetales, sin la oferta de Ucrania –aceite de girasol– y sin la oferta de Indonesia –aceite de palma–.

En este contexto desde la corredora y consultora agropecuaria Granar analizan: “El descenso mínimo del índice de inflación interanual en Estados Unidos, del 8,5 al 8,3%, un dato que lo mantiene en lo más alto en casi cuarenta años, dio sustento a compras desde el sector de los especuladores que, al parecer, necesitará más subas de tasas para renunciar al refugio que los granos les han sabido dar en lo que va del brote inflacionario. De cara al informe mensual que el USDA publicará mañana (por hoy), el mercado espera ver un recorte en las existencias finales estadounidenses 2021/2022. La poca a nula actividad de la demanda china y la caída de la harina (julio restó u$s3,97 y quedó con un ajuste de u$s438,61) limitaron las subas del poroto y fundamenta la posición de quienes consideran que el USDA puede volver a ajustar sus expectativas sobre el nivel de las importaciones de China en su informe mensual”.

En la misma línea el maíz cerró en alza en Chicago como consecuencia del atraso en la siembra estadounidense, que podría afectar la concreción del plan inicial de siembras y el potencial de rinde de los cultivos. Además, la continuidad de la guerra en Ucrania y los daños provocados por los bombardeos rusos sobre el complejo portuario de Odesa, clave para el comercio en general y para los granos en particular, sumaron a la tónica alcista porque acentuaron la incertidumbre sobre cómo y cuándo podrá reestablecerse el comercio ucraniano.

“La chance de que el USDA ajuste su previsión sobre las existencias finales estadounidenses 2021/2022 también hizo su aporte a la corriente alcista de los precios y se sumó a la falta de humedad en el centro-oeste de Brasil, que afecta la segunda cosecha de maíz de ese país”, adelanta Granar.

De esta manera el cereal ganó 1,5% para terminar la rueda en u$s310,42 la tonelada. El mejor valor de los últimos 15 días.

Finalmente, el trigo acompañó la tendencia y subió 1,8% hasta los u$s408,96 la tonelada. Es decir, en apenas una jornada recuperó más de u$s8 dólares, justamente en el momento en el que el producto local está tomando sus decisiones de siembra de la campaña 2022/23. Las proyecciones indican que este año en la Argentina se sembraría 8% menos que la campaña previa y la cosecha alcanzaría los 19 millones de toneladas, luego del récord del año pasado de casi 22 millones de toneladas.

“Entre los fundamentos que sustentaron la firmeza de este mercado se siguieron destacando el mal estado de los trigos de invierno en Estados Unidos y la continuidad de la guerra en Ucrania, con ataques rusos sobre objetivos estratégicos como el puerto de Odesa, clave para el comercio ucraniano. Además, se sumaron la ola de calor en la India, que sigue afectando los cultivos y que reduciría el volumen de la cosecha, en una campaña en la que las autoridades indias esperaban poder incrementar sus exportaciones de 8,5 a –por lo menos– 12 millones de toneladas, para usufructuar la caída de las ventas externas desde Ucrania. Como sucedió la semana pasada, las versiones sobre posibles restricciones a las exportaciones de trigo de la India vuelven a oírse en el mercado”, explica el cierre de mercados de Granar.

Dejá tu comentario