Mercosur en un mal momento, justo cuando todos hablaban de amistad latinoamericana

Economía

Partirán hoy hacia Asunción la ministra de Economía, Felisa Miceli, y el canciller, Jorge Taiana, para participar de la cumbre del Mercosur que tendrá como plato principal la reunión de jefes de Estado del viernes.

Luego del contrapunto que tuvo como protagonistas al presidente Hugo Chávez, que no asistirá, y a otros representantes del gobierno venezolano, el clima imperante en el encuentro no es el más apropiado.

Por eso no extrañó que el canciller paraguayo, Rubén Ramírez, insistiera ayer en la necesidad de sustituir «estériles rivalidades» entre los países miembros del Mercosur. «Estamos ante una oportunidad histórica de los gobiernos como de los pueblos del Mercosur de sustituir de una vez y por todas las estériles rivalidades y el anacrónico proteccionismo», dijo Ramírez durante la apertura de la II Cumbre Social del bloque, que reúne a representantesde sectores civiles y empresariales de los países miembros.

  • Asociados

    También participarán los mandatarios de Bolivia, Chile y Ecuador como naciones asociadas. Han generado gran expectativa los encuentros entre los presidentes de Chile y de Brasil, Bachelet y Lula, con su par de Bolivia, Evo Morales.

    Según los analistas, el bloque busca su primer debate a fondo sobre cómo superar las asimetrías que relegan cada vez más a Paraguay y a Uruguay frente a Brasil y la Argentina, pero las propuestas en danza auguran una discusión de final abierto.

    El tema de las disparidades estructurales y de aplicación de políticas económicas entre los socios del Mercosur parece haberse instalado al fin en la agenda. La creciente insatisfacción de los dos socios menores obligó a establecer dentro del bloque una iniciativa para diseñar un Plan para la superación de las asimetrías, pero Brasil y la Argentina exigieron a sus socios que explicitaran sus problemas de disparidad. Hasta ahora, Lula y Kirchner han propuesto concesiones puntuales en temas comerciales y se constituyeron en los mayores aportadores al Fondo de Convergencia Estructural del Mercosur (FOCEM), que está dotado con sólo u$s 75 millones anuales.

    Al respecto, cabe señalar que Chávez se había comprometido a realizar un aporte al FOCEM que lo elevaría a u$s 140 millones anuales.

    Uruguay propone, además, eliminar las restricciones no arancelarias para el comercio en el interior del Mercosur con un cronograma por el cual la Argentina y Brasil deberían suprimir las barreras que imponen al ingreso de productos de Uruguay y Paraguay antes de que finalice 2008.
  • Dejá tu comentario