Moody's mantiene perspectivas negativas sobre Argentina

Economía

Dice que la ampliación de DEG del FMI y los dólares inesperados de la soja favorecen a que el Gobierno evite un acuerdo con el organismo por este año.

La agencia de calificación de riesgo crediticio Moody’s advirtió en un informe que la Argentina mantiene altas posibilidades de incumplir con sus compromisos de deuda a pesar del reciente anunció de incremento de Derechos Especiales de Giro (DEG) del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del alto precio de la soja.

La calificadora trazó ese panorama en su más reciente trabajo sobre la situación del país. Señala que tanto la nueva asignación del DEG, como el incremento de los valores internacionales de los commodities, no reducirán el riesgo de un eventual default.

El informe prevé que el aumento de la entrada de divisas por la asignación de DEG, que inyectará u$s4.300 millones en las limitadas reservas del país, y el aumento de los precios de la soja redujeron la probabilidad de una renegociación del programa del FMI de Argentina en 2021.

“Esperamos que la entrada no planificada de divisas reduzca la necesidad de financiamiento inmediato del FMI, lo que probablemente requeriría cierto grado de condicionalidad de las políticas y permitiría que el gobierno tuviera mayor margen para sostener esta combinación de políticas durante las elecciones sin quedarse sin los dólares necesarios para administrar la estabilidad del peso y pagar importaciones”, sostiene el reporte.

Las proyecciones de Moody’s, conocidas en Londres, detallan que “las condiciones financieras cada vez más estrictas reflejan el bloqueo virtual de los mercados internacionales de capital, que probablemente persista sin un programa del FMI y un cambio creíble en una política macrofiscal que reconstruya la confianza de los inversores”.

Al respecto, el ministro de Economía, Martín Guzmán, procura estirar los plazos para un entendimiento con el organismo de crédito para refinanciar una deuda de u$s45.000 millones. Debido a que el país podrá afrontar los vencimientos de este año con los nuevos DEG, la idea es tratar de ir a los primeros meses de 2022, lejos de las elecciones parlamentarias, y postergar así los compromisos.

El segundo aspecto es que debido al incremento del precio de la soja, se estima que este año le ingresarán al país unos u$s7.000 millones que no estaban previstos. Con ambos importes confía en atravesar el 2021 sin tener que recurrir a financiamiento.

Al respecto, el economista Daniel Artana señaló que Guzmán “ha logrado imponer cierta prudencia en materia macroeconómica, al moderar el ritmo de emisión monetaria y el déficit fiscal, con lo cual el panorama está más tranquilo”.

Dejá tu comentario