Reactivación: buscan que rebote económico llegue a las mujeres

Economía

El Gobierno busca que la recuperación económica pospandemia llegue a las mujeres. La participación femenina en el mercado laboral se retrotrajo al 2002 en el peor momento del covid, mientras que el empleo en los hombres se acerca a los niveles prepandemia. El gabinete económico avanzará con incentivos a la inserción femenina en sectores que traccionan la recuperación, como la industria y la construcción, y descarta políticas como un salario universal, dado que “no hay recursos para todo”.

“La recuperación económica inicialmente iba a ser del 5,5%, después 7%, y ahora 8%. Pero para que sea sólida y de largo plazo, tiene que incluir a las mujeres”, aseguró Mercedes D’Alessandro, directora de Igualdad y Género en el Ministerio de Economía, durante la presentación de un proyecto para acelerar la igualdad de género, realizado junto a la Organización Internacional del trabajo (OIT) y ONU Mujeres.

El proyecto plantea dos caminos para que la recuperación económica llegue a las mujeres. Por un lado, favorecer la inserción en sectores estratégicos, que son los más masculinizados. En la construcción, los varones son el 96,9%, en la industria manufacturera, el 67%, en las actividades primarias, el 87,6% y en el sector energético, el 90,7%. Para eso, habrá incentivos impositivos en las contrataciones. En el proyecto de ley de hidrocarburos, a punto de oficializarse, se replicarán esquemas presentes en la ley de economía del conocimiento.

Mientras que 4 de cada 10 mujeres trabajan en el empleo doméstico, la enseñanza, la salud y los servicios sociales, 4 de cada 10 varones trabajan en la construcción, la industria manufacturera y el transporte.

El otro camino que planteó D’Alessandro es el que se refiere a la infraestructura de cuidados. “Genera más puestos de trabajo para la construcción, mejora los empleos relacionados con los cuidados y genera más tiempo para las mujeres, para trabajar, emprender o estudiar. Ampliar la permanencia en el mercado de trabajo contribuye a acelerar la recuperación”, destaca el trabajo del Ministerio con ONU y OIT. Una de cada 10 mujeres a cargo de niños salió del mercado laboral durante la pandemia.

Una inversión del 2% del PBI en industrias del cuidado genera aumentos en el empleo general del 2,4 al 6,1%, con incrementos en la tasa de empleo de las mujeres de entre 3,3 y 8,2 puntos porcentuales, estima el trabajo. Este año, el Ministerio de Obras Públicas destinó el 8,5% de su presupuesto a ampliar la infraestructura de cuidados.

El documento, titulado “Recuperación económica para la igualdad” fue presentado en la Mesa Federal de Políticas Económicas con perspectiva de género, en donde participan funcionarias de todo el país. Allí estuvo la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca Bocco, quien se mostró a favor de las iniciativas, pero planteó las restricciones presupuestarias.

“Las políticas de género son buenas para la macroeconomía, no es una agenda paralela. Las transformaciones de la estructura social y productiva aportarán a la macro, a los salarios y entonces a la demanda agregada y al crecimiento”, afirmó. Sin embargo, remarcó que “no hay recursos para todo”. Por ese motivo, dijo que hay que “priorizar”.

En esta línea, descartó la política del ingreso universal, que plantean organizaciones sociales. “Hoy tenemos ingreso universal en la niñez, con la AUH, y con el sistema de jubilaciones, que supera el 90%. El problema está en el mercado de trabajo y aparecen este tipo de iniciativas, pero hay que darlas con los números en la mano”, aseguró. “Las políticas de género tienen la dificultad de interactuar con una fuerza laboral donde hay mucha informalidad, pero no siempre significa vulnerabilidad, por eso es que estamos buscando iniciativas, pero no es que tenemos 4 puntos del PBI en un cajón porque no queremos ponerlo sobre la mesa”, agregó.

Según el trabajo, antes de la pandemia, 5 de cada 10 mujeres participaban del mercado laboral. En el pico de la emergencia, la actividad bajó del 49,4% a 41,2%, el nivel más bajo desde 2002. A principios de 2021, volvió al 49%, lo cual representa la salida del mercado laboral de 250 mil mujeres. Las mujeres perdieron más de 1,7 millón de puestos de trabajo, de los cuales la cuarta parte no se recuperó. Mientras, el empleo de los varones está en los mismos niveles que antes de la pandemia (63,6 vs. 63,8). La brecha de género se profundizó: en la prepandemia, el desempleo de las mujeres era 1,1 puntos más alto que el de los varones, y en el primer trimestre de 2021 esa diferencia fue de 3,8 puntos.

Florencia Barragan

Dejá tu comentario