Oficial: salarios crecieron el doble que los precios en 2005

Economía

Los salarios en blanco del sector privado aumentaron el año pasado 25,9% en promedio y se duplicó así la tasa de inflación (12,3%), mientras que los de los trabajadores en negro apenas lograron compensar la suba de precios, según informó ayer el INDEC.

Mientras se aproximan nuevas negociaciones colectivas en varios sectores, ayer el organismo reveló que en el Indice de Salarios se produjo un alza promedio de 20,31% producto del aumento en los sueldos de los privados registrados, de 12,58% en los trabajadores informales y de 12,8% en las remuneraciones de los empleados públicos.

• Impacto

A estas subas se llegó luego de que diciembre dejó un alza de 1,54% para los privados registrados, de 1,45% para los trabajadores no registrados, mientras que no tuvieron cambios los salarios de los empleados públicos.

Cabe recordar que este aumento del índice impacta en el costo de los préstamos pesificados y otros contratos pactados con esta cláusula de ajuste.


Por otro lado, resulta relevante la difusión de estos guarismos: se produce en momentos en que varios sindicatos han iniciado las conversaciones sobre mejoras en las condiciones laborales y salariales.

A fines de enero comenzó la negociación de los lácteos y el autotransporte de corta distancia.
Para el curso de este mes está previsto que se inicie el diálogo entre los empresarios y representantes gremiales de los trabajadores de subterráneos, construcción, camioneros, metalúrgicos, bancarios, bebidas gaseosas, petroleros y automotrices.

• Mes clave

Desde el sector empresario consideran que marzo será clave ya que definirá el tenor que tendrán las discusiones salariales frente al congelamiento de los precios y a la proliferación de los reclamos en distintos gremios.

Esto se debe a que varios de los acuerdos de precios firmados por el gobierno, como por ejemplo con las empresas del sector lácteo, los supermercados y las alimentarias, se volverán a revisar durante marzo y en ellos se destaca que mantendrán los valores si no hay cambios significativos en los salarios, entre otros factores.

Desde el gobierno le restan dramatismo al tema y consideran que marzo no será un punto de inflexión ya que «las negociaciones salariales atravesarán todo 2006». Además, «hay sectores empresarios que pueden subir los sueldos sin tocar los precios», aseguran desde el Ministerio de Trabajo, y advierten que «van a tratar de que la negociación colectiva sea racional y civilizada. Está claro que una mejora de los salarios de 40% podría complicar todo».

«Algo racional será cubrir la inflación más algún punto más de lo atrasado. Todos debiéramos hacer un esfuerzo por quebrar la expectativa inflacionaria», aseguran.

En el sector empresario, el asesor laboral de la
Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, consideró que durante este año habrá más presiones salariales y que el resultado «dependerá de la rentabilidad de los sectores y de la firmeza que adopte el gobierno para encauzar la discusión». La consultora Estrategia y Gestión destaca el rol de los convenios colectivos en la mejora de las remuneraciones nominales al señalar que «67% del incremento del salario promedio se explica por las subas que verificaron los registrados, 21% por los incrementos experimentados en los salarios públicos y 12% restante por las remuneraciones no registradas». «La recuperacióndel salario real revela la fuerte capacidadde negociación de los sindicatos acompañando también a la situación de cuasi pleno empleo que experimenta el sector formal de la economía», señala la consultora.

«La diferencia entre los trabajadores formales e informales en su capacidad para negociar deja como resultado una brecha creciente entre las remuneraciones de ambos: ya desde la salida de la convertibilidad, la evolución de los salarios ha sido muy heterogénea, la política de ingresos implementada por el gobierno y luego las negociaciones colectivas se encargaron de ampliar cada vez más la brecha que separa los salarios registrados del resto. Si bien los sueldos de los trabajadores registrados ya han superado el poder de compra que verificaban antes de la devaluación, los salarios públicos y los no registrados aún se encuentran muy retrasados».

Dejá tu comentario