"Pese a la extorsión de los buitres, Argentina sigue andando"

Economía

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, aseguró hoy que "Argentina funciona" pese a la "extorsión" de grupos minoritarios de acreedores y señaló que el gobierno nacional realiza esfuerzos para que ello sea así, a través de diversos programas sociales y de financiación para "revitalizar el consumo interno" y "acuerdos estratégicos con naciones" para incrementar exportaciones.

"La República Argentina funciona, independientemente de la extorsión de grupos minoritarios de acreedores, de las calificadoras de riesgo. La Argentina sigue andando, para seguir estimulando la actividad económica", dijo Capitanich en su habitual conferencia de prensa matutina en Casa de Gobierno.

El funcionario nacional agregó que Argentina estimula la actividad económica a nivel interno, a través de la revitalización del "consumo interno", y a nivel externo con "acuerdos estratégicos" con otros países, como el caso de China.

El jefe de Gabinete responsabilizó al juez estadounidense Thomas Griesa de realizar maniobras que impiden a acreedores el pago de vencimientos de deuda pública e insistió en que la República Argentina no entrará en default.

"La responsabilidad le compete al juez (Griesa) para instrumentar las transferencias correspondientes. El default es no pagar y Argentina paga", expresó Capitanich en conferencia de prensa.

Tras una nueva audiencia encabezada por Griesa en Nueva York, donde el magistrado negó la solicitud de una medida cautelar realizada por la República Argentina, el jefe de Gabinete destacó que "el dinero no puede bloquearse porque pertenece a los bonistas del canje".

"El mismo juez reconoce que la Argentina pago, nunca puede existir un problema de default por parte de un acreedor o por parte de juez, siempre es el deudor el que tiene la responsabilidad de pagar. Y Argentina paga", añadió.

Asimismo, Capitanich volvió a rechazar la posibilidad de que la Argentina ingrese en default técnico y reiteró que el juez "debe dejar cobrar a los legítimos dueños" de los fondos depositados por el país el 30 de junio.

"No hay ninguna duda de que la Argentina ha cumplido sus obligaciones y que no se trata de default técnico. La responsabilidad le compete al juez Griesa para instrumentar las transferencias correspondientes", señaló el jefe de Gabinete.

Ayer, el juez neoyorquino rechazó por tercera vez consecutiva la medida cautelar (stay) solicitada por la Argentina en la disputa con los fondos buitre y les exigió negociar "con urgencia" para hallar una salida que evite un nuevo default.

El magistrado negó suspender el fallo que obliga al país a pagarles a los fondos buitre en la misma medida que a los acreedores que aceptaron las reestructuraciones de 2005 y 2010, y mantuvo el bloqueo sobre el dinero depositado por el país el pasado 30 de junio para cumplir con vencimientos.

La decisión, como se esperaba, fue mal recibida por los inversores y los mercados operaron en negativo, mientras crece la incertidumbre sobre el futuro económico, en un escenario de recesión.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, había garantizado en su momento que este problema había sido "estudiado en profundidad" por sus equipos, pero crecen las dudas sobre el impacto de fondo que podría tener sobre la sostenibilidad financiera de la Argentina, cuyas reservas menguaron en más de 20.000 millones de dólares en los últimos dos años.

Según entiende el magistrado, la medida cautelar no es necesaria para seguir con las negociaciones, a pesar de que los abogados del Gobierno replicaron que era imposible terminar las negociaciones antes del fin de julio.

El 30 de julio próximo se cumple el "período de gracia" y entran en default los bonos Discount, una situación que parece no conmover a Griesa, quien sólo pidió "pasos sensatos" para evitar una nueva cesación de pagos.

El juez también dijo que no se pronunciará sobre los bonos argentinos ubicados fuera de Estados Unidos nominados en dólares, en euros, o en yenes, dejando sin respuesta el pedido de clarificación de Euroclear por el cual también se había convocado la audiencia de este martes.

En el encuentro participaron representantes de los bancos e intermediarios financieros que querían saber justamente si el bloqueo de los recursos depositados por la Argentina para el pago del Discount incluye sólo a los bonos emitidos con jurisdicción neoyorquina o también a los de jurisdicción europea.

Asimismo, había un pedido de los acreedores europeos para que se identifique a los bonistas del canje de legislación extranjera para eventuales arreglos si la Argentina termina pagándoles a los holdouts, aunque Griesa aclaró que no se expresaría ahora sobre ello.

El juez criticó la "retórica incendiaria" de la Argentina y exigió al gobierno de Cristina de Kirchner sentarse a negociar "urgentemente" con los representantes de los fondos buitre para encontrar una salida al conflicto antes de fin de mes.

Para ello, dispuso una reunión para este miércoles a las 11 entre el mediador designado Daniel Pollack, los representantes del Gobierno argentino y los de los fondos buitre NML Elliot y Aurelius Capital Management, que lideran la demanda judicial para cobrar unos 1.330 millones de dólares. En esta reunión no estará el ministro Kicillof, quien finalmente se quedará en Buenos Aires.

En una dura audiencia, el magistrado le pidió a la Argentina dar pasos concretos para evitar el default, al que calificó de "muy desafortunado" en caso de concretarse el próximo 30 de este mes.

Pollack formó parte de la audiencia en la que la Argentina estuvo representada por sus abogados en los Estados Unidos, pertenecientes al estudio Cleary Gottlieb Steen & Hamilton LLP.

Dejá tu comentario