Por primera vez, en mayo, plazos fijos jugaron en contra

Economía

La base monetaria siguió contrayéndose, registrando una caída real en torno del 24,4% interanual, según BCRA.

“Los depósitos a plazo en pesos del sector privado moderaron su crecimiento a lo largo de mayo. En términos reales presentaron una leve caída mensual de 0,9% y un crecimiento interanual de 19%. El menor dinamismo que mostraron estas colocaciones estuvo explicado por el comportamiento del segmento mayorista (más de $20 millones). Los depósitos de entre $1 y $20 millones mantuvieron la tendencia creciente a precios constantes a lo largo del mes, mientras que las colocaciones de hasta $1 millón se mantuvieron relativamente estables”, señala el Informe Monetario del BCRA de mayo.

A continuación lo más relevante de informe mensual.

El agregado monetario amplio (M3 privado) a precios constantes continuó disminuyendo. En términos reales y ajustado por estacionalidad (s.e.), habría registrado en mayo un descenso de 0,6%. Al interior del mismo, la caída se explicó por el comportamiento de los depósitos a plazo que, por primera vez en el año, aportaron negativamente a la variación del M3 privado.

El comportamiento de los medios de pagos estuvo influenciado por el subsidio extraordinario que otorgó el Gobierno Nacional de $15.000 por familia a los sectores sociales más vulnerables del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Por un lado, llevó a que los depósitos a la vista redujeran el ritmo de caída a precios constantes en el mes y, por otro lado, el uso más intensivo del efectivo que hacen estos agentes explicó el crecimiento de la demanda de circulante.

Los depósitos a plazo en pesos del sector privado moderaron su crecimiento a lo largo del mes. En términos reales presentaron una leve caída mensual (0,9%), aunque registran una expansión interanual de 19%. El menor dinamismo que mostraron estas colocaciones estuvo explicado por el comportamiento del segmento mayorista (más de $20 millones).

Al interior de los depósitos a plazo, los concertados en UVA continuaron creciendo a tasas elevadas y alcanzaron un saldo promedio mensual de $141.200 millones. De este modo, a mayo el saldo de estos instrumentos más que duplicó el registro de diciembre pasado y significó un 20,6% más que en abril (16,3% real).

El BCRA mantuvo inalteradas las tasas de interés mínimas de plazo fijo y las de política monetaria, en línea con la importancia de acompañar el proceso de normalización de la actividad económica. Cabe destacar la existencia de alternativas de ahorro con cobertura por inflación como los depósitos en UVA, los cuales, como fuera mencionado, vienen presentando un significativo crecimiento.

Los préstamos en pesos al sector privado habrían registrado una contracción de 2,6% a precios constantes y sin estacionalidad. La ralentización del crédito observada durante los últimos meses obedece, casi en su totalidad, a la evolución de las líneas comerciales y se concentró en el segmento de grandes empresas.

La Línea de Financiamiento para la Inversión Productiva continuó siendo el principal vehículo utilizado para canalizar el crédito comercial a las MiPyMEs. A fines de mayo, los préstamos otorgados en el marco de la LFIP totalizaron aproximadamente $587.000 millones. En cuanto a los destinos de estos fondos, alrededor del 83% del total desembolsado corresponde a la financiación de capital de trabajo y el resto a la línea que financia proyectos de inversión.

Temas

Dejá tu comentario