Por temor, industria aumentó sus stocks

Economía

La utilización de la capacidad instalada en la industria fue de 76,5% durante abril, el número más alto en lo que va del año, según informó el viernes pasado el INDEC, organismo que sigue manejando Ana María Edwin. Para los economistas, este dato muestra que los industriales están adelantando producción porque temen nuevas restricciones energéticas incluso superiores a las del año pasado. Al mismo tiempo, señalan que el incremento de 76,5% es la contrapartida del impacto que tuvo en marzo el paro del campo: «En abril, los industriales trataron de recuperar los stocks perdidos por la protesta», dijeron los analistas.

Según el INDEC, los sectores que mostraron los máximos niveles fueron el de las industrias metálicas básicas con 97,7%, la refinación de petróleo con 94,2%, la textil con 83,3%, papel y cartón con 75,9% y edición e impresión con 75,8%. Por su parte, la industria automotriz, que viene superando récords de producción, continúa arrojando la más baja utilización, con 65%, aunque mantiene un constante crecimiento desde enero, cuando su promedio mensual fue de 47,5%. El resto de los sectores mantuvieron niveles de utilización de la capacidad instalada alrededor de 70%, como es el caso de la industria alimentaria (72,3%), tabaco (70,8%), químicos (72,6%), caucho y plásticos (73,9%) y la producción de insumos para la construcción (70%).

¿Qué quiere decir que la utilización de la capacidad instalada esté cerca de 100% en algunos sectores? Según los economistas consultados por Ambito Financiero, ésta es la clara prueba de los cuellos de botella que sufren algunas industrias, como las metálicas básicas o de refinación de petróleo, que necesitan expandirsu capacidad e invertir más para poder encarar una demanda en ascenso.

«No quiere decir que las industrias no estén invirtiendo, sino que las inversiones no son suficientes para enfrentar el crecimiento de la demanda», explicó la economistas María Castiglioni Cotter, de la consultora Castiglioni, Tiscornia & Asociados. Además, agregó que 76,5% «es un número preocupante» que conlleva otras cuestiones detrás, «implica un techo para el crecimiento y una de las causas de la inflación porque la oferta no puede alcanzar a la demanda».

Al mismo tiempo, los analistas destacan que la recuperación que mostró la actividad industrial durante el mes pasado y la utilización de la capacidad instalada muestran que existe temor ante una posible crisis energética. Los pronósticos indican que este invierno será más crudo que el del año pasado y ante un déficit en la oferta energética que aún perdura, los industriales estarían esperando más cortes para los meses venideros. «Muchos sectores aprovecharon el mes de abril, que fue cálido y que no faltó gas, para incrementar sus stocks ante la espera de cortes de energía durante el invierno», sostuvo Castiglioni Cotter.

  • Pérdidas

    Por su parte, el economista Fausto Spotorno, de la consultora Orlando Ferreres y Asociados, no negó que los temores ante posibles cortes podrían estar relacionados con el fuerte incremento de la utilización de la capacidad instalada en abril; sin embargo, encontró más relación en las pérdidas que reportó para la industria el paro del campo.

    «Durante marzo las industrias desaceleraron su actividad por el impacto de la huelga del campo. Es probable que, entre otras cuestiones, haya afectado a la disponibilidad de insumos y así disminuido su producción. Es por eso que en abril se esforzaron por recuperar los stocks», sostuvoel economista. Tanto Spotorno como Castiglioni Cotter y otros economistas destacan cómo el mismo gobierno con sus políticas está fomentando esta situación y las consecuentes presiones inflacionarias.

    «El gobierno está incentivando la demanda a través del incremento del gasto y de la emisión monetaria», juzgó Spotorno. A estas observaciones Castiglioni Cotter agregó que también «está manteniendo bajas tasas de interés que desincentivan el ahorro».
  • Dejá tu comentario