Los precios regulados están 18 puntos debajo de los precios libres

Economía

Se trata de estimaciones de la Fundación Mediterránea. El año próximo el Gobierno tiene previsto gastar $641.073 millones en subsidios. Advierten que no sería posible que el precios de los servicios pueda seguir el ritmo del IPC

En la carrera entre precios regulados y libres, estos últimos llevan una gran ventaja. Según estimaciones privadas, la diferencias entre unos y otros en los últimos 12 meses es de 18 puntos, lo cual genera un formidable problema al equipo económico que tendrá que ir corrigiendo ese desequilibrio en 2022. Un dato a tener en cuenta es que en el acumulado entre enero y agosto, a nivel nacional las tarifas crecieron 8,8 puntos por encima de lo que lo hicieron en la zona metropolitana.

Marcos O’Coonor, economista de la Fundación Mediterránea, señaló un reciente informe que “con datos a agosto, la inflación núcleo acumula 55,5 % en doce meses, lo que marca una diferencia de 18,3 puntos con los precios regulados que subieron 37,2 %”.

O’Connor plantea que “en agosto, el Índice de Precios al Consumidor relevado por el INDEC registró una variación mensual de 2,5 % y una suba de 51,4 % en su medición interanual”. Al respecto, precisa que de acuerdo con estimaciones de la escuela de negocios de la Fundación Mediterránea, el IERAL, si se toman los últimos tres meses y se proyectan los datos anualizados, la inflación general treparía a 43.5%, el IPC Núcleo, el 47,4% y las tarifas 25,6% con una diferencia de 21,8 puntos.

Por otro lado, el analista pone de manifiesto el efecto que tiene la concentración de subsidios a la demanda de servicios en la zona metropolitana. Al respecto señala que según los datos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires la inflación mensual de agosto fue de 2,9 % y, desde diciembre, acumula una suba de 30,8 %, 1,5 puntos porcentuales por debajo de lo registrado a nivel nacional. De ese modo, plantea que los precios regulados a nivel nacional acumulan una suba en lo que va de 2021 el 27,7 % mientras que en la ciudad de Buenos Aires subió 18,9 % “reflejando el sesgo antifederal que implica el congelamiento de tarifas, ya que en muchas provincias no se aplican los subsidios a los servicios públicos que tienen vigencia en la ciudad de Buenos Aires y parte del conurbano”.

Aldo Abram, economista de la Fundación Libertad y Progreso, explicó a Ámbito que “seguramente van a segmentar el aumento de tarifas” el año que viene, porque, según dijo “parece razonable”. Aun así, estimó que “en el primer semestre el tarifazo va a ser muy fuerte y la gente lo va a sentir”. Abram precisó que en algunos casos el valor de los servicios públicos “va a subir más que la inflación, al igual que el tipo de cambio oficial mayorista”. El economista liberal dijo que en la ciudad de Buenos Aires la gente “debe estar pagando un 30% del costo real de los servicios públicos y en el caso del transporte el 18%”.

Un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), en base a los números que presentó el ministro de Economía, Martín Guzmán, en el Presupuesto 2022, indica que el nivel de corrección de subsidios a las tarifas sería del 14% en términos reales. En 2021 el gobierno gastará $568.921 millones en ayudas para sostener las tarifas y en 2022, $641.073 millones. En términos reales, las erogaciones en subsidios bajarían del 1,3% del PBI al 1,1% del PBI.

Hernán Letcher, titular del CEPA sostuvo a este diario que “si se toma así como está expuesto en el proyecto de presupuesto el año que viene las tarifas tendrían que subir 30% lineal para todas”. Eso es algo que considera poco probable, porque tal cual lo explicó el propio Ministerio de Economía se piensa en una segmentación. “Esto va a ser una discusión en el Congreso”, añadió

Letcher calificó al congelamiento de tarifas como “ancla importante” para la inflación y que desactivarla en un marco de pérdida de poder de compra de los salarios sería poco conveniente. “Va a haber una segmentación de tarifas, pero aún así, no pueden seguir el ritmo de la inflación”, opinó. En otros términos, el titular del CEPA visualizó como escenario más probable uno en el que sólo las tarifas que pagan los sectores más ricos vayan siguiendo la variación de la inflación,mientras que en el sectores medios y bajos irían por atrás. “Lo que se pensaba este año, de tarifas por arriba de la inflación para los sectores de mayores ingresos, igual para los medios y por abajo para los más postergados no se puede aplicar en 2022”, opinó.

Dejá tu comentario