Prepagas: gobierno busca consensuar

Economía

La decisión de las prepagas de aumentar hasta 23% las cuotas desde enero de 2007 sigue generando reacciones oficiales, aunque la vía de negociación permanece abierta. El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, aseguró ayer que la postura de las compañías es «unilateral» y que «no es convalidada y mucho menos aceptada» por el gobierno nacional.

Sin embargo, enseguida aseguró que espera llegar a una solución «consensuada» con las empresas del sector y explicó que el Estado «tiene los elementos necesarios para hacer cumplir las decisiones que toma». Anteayer, la ministra de Economía, Felisa Miceli, había asegurado que no se autorizarían subas, ya que las mismas no tienen justificación.

Al ser consultado sobre la legitimidad del aumento de 23%, Moreno fue contundente: «Me da la sensación de que no hay ninguna estructura de costos en la economía argentina que hoy tenga esos incrementos y que puedan ser demostrables».

El funcionario explicó que está analizando la estructura de costos de las empresas hace seis meses y pidió que «académicamente, debemos esperar que se concluya el trabajo», para determinar si corresponden o no los aumentos solicitados.

Más alejado de la postura de Miceli, el secretario de Comercio Interior señaló que los aumentos que eventualmente cobren las prepagas a los usuarios «van a estar ajustados estrictamente a la estructura de costos», y sostuvo que «una vez finalizados los estudios vamos a tomar la decisión, y si se llega a un consenso con las empresas del sector, mejor. Y cuando se tome la decisión el Estado garantizará su cumplimiento».

Varias de las principales empresas de medicina prepaga ya mandaron cartas en las que anuncian aumentos de hasta 23% a partir de enero, cumpliendo con el preaviso de 60 días. Pero ningún empresario del sector cree que efectivamente terminen aplicando dicho incremento. En realidad, lo toman como un elemento más de negociación.

En el sector privado esperan que Comercio Interior los convoque a una reunión para definir qué pasará con el sector y a cuánto puede llegar el aumento de las cuotas. Pero descartan de manera unánime la posibilidad de no efectuar ajustes en 2007, considerando que hubo un importante aumento de los costos salariales y que los sanatorios y centros de diagnóstico solicitan aumentos que van de 30% a 50%.

Las dos principales cámaras que agrupan a la medicina prepaga (CIMARA y ADEMP) señalan que una fórmula pasaría por aumentar menos las cuotas, pero conseguir una exención del impuesto al cheque o poder utilizar el crédito fiscal de IVA. Esto ya fue ofrecido al gobierno, aunque por ahora sin respuesta.

Dejá tu comentario