Presión tributaria en nuevo récord: la mayor en 15 años

Economía

La presión tributaria sigue creciendo de manera sostenida y las consultoras proyectan que finalizará con niveles récord este año. En los últimos 12 meses ya alcanzó 28,2% del PBI, de manera que el acumulado a setiembre constituye el máximo valor de los últimos 15 años, según un informe del IERAL de Fundación Mediterránea. Este incremento en la presión tributaria se debe principalmente a la fuerte participación de impuestos que fueron introducidos durante la crisis de 2001 como las retenciones a las exportaciones y el tributo que grava los débitos y los créditos bancarios.

En cuanto al impuesto al cheque se sabe que es regresivo y varios especialistas sugerían que, una vez pasada la crisis y habiendo transitado más de cuatro años con una economía creciendo a 9%, se fuera reduciendo gradualmente. Por otro lado, las retenciones son fundamentales para el gobierno para evitar que los altos precios de los commodities se trasladen a los del mercado interno, encareciendo los productos de la canasta básica. Claro que al mismo tiempo reducen las ganancias del campo, desincentivando la producción.

Lo cierto es que con estos números la presión tributaria de la Argentina se está aproximando a la de los países desarrollados, cuando se está muy lejos de dicha categoría.

La consultora Federico Muñoz y Asociados coincide en el diagnóstico pero destaca que analizando solamente la presión tributaria en la Nación -sin contar a las provincias- se obtiene un récord de 24,3% del PBI entre setiembre de 2006 y 2007, muy por encima de 16,7% promedio entre 1997 y 2000.

Además, remarca que en el acumulado de los últimos 12 meses las retenciones y el impuesto al cheque explican más de la mitad del incremento, con 2,3% y 1,9% del PBI. El resto se debe a la mejora en la eficiencia recaudatoria de los impuestos tradicionales como el de Ganancias (5,3%).

Por su parte, el IVA llega a una participación de 7,6% del PBI, la Seguridad Social 4,3%, los Combustibles 0,9% y el resto 2%.

  • Incremento

    El crecimiento de los ingresos fiscales que para 2007 totalizarán $ 215.000 millones (más 35,6% frente a 2006), según estimacionesdel IERAL, permitenel fuerte aumento del gasto público que se está consumiendo el superávit fiscal aunque el gobierno lo quiera disimular computando como ingresos corrientes los traspasos de los afiliados de las AFJP al sistema de reparto.

    La presión tributaria viene creciendo por encima del gastodesde 2003 (ver gráfico), lo cual demuestra que el ahorro público es genuino, pero la brecha se fue achicando en los últimos años. Todo debido al crecimiento del gasto que desde 2005 lo hace por encima de los ingresos, una situación que bajo el juicio de los economistas debería revertirse para que el superávit no siga reduciéndose. Desde su máximo de 5,2% del PBI en 2004 pasó a 4,4% en 2005 y 4% en 2006. Para 2007 debería cerrar en 3,15% según la Ley de Presupuesto, pero para ello las erogaciones deberían reducir su tasa de crecimiento desde 48% que arrojaron en el último trimestre a 38% durante los últimos cuatro meses del año, según el IERAL.

    El panorama refleja una situación tributaria poco clara para 2008, aunque Cristina Fernández de Kirchner haya sostenido que, de ganar las elecciones, buscará llegar a 4% de superávit primario. Una meta que las consultoras ven difícil de alcanzar, principalmente por la fuerte evolución del gasto. Además, como destaca Muñoz y Asociados, «sería un error pensar que la tendencia alcista de la presión tributaria persistirá por tiempo indefinido», lo que obligará al futuro presidente a manejar «el gasto de forma más austera». Donde sí se observan posibles aumentos es en los ingresos por retenciones y en los impuestos a la seguridad social, gracias al mayor dinamismo del mercado laboral.
  • Dejá tu comentario