Las pymes se actualizan a formato digital

Economía

Según datos de la CEPAL, las pymes representan cerca del 99% del total de empresas de América Latina y emplean, aproximadamente, a un 67% del total de los trabajadores. Son números que impactan y que hablan de la importancia que estas empresas tienen en nuestra economía. Sin embargo, aún la incorporación de innovación es uno de los puntos a trabajar que marcan una brecha entre los países latinoamericanos y los de otras regiones.

Estimular la innovación es esencial para garantizar el futuro de las pymes de la región en un contexto como el actual, marcado por el cambio tecnológico y la recuperación económica. Incorporar tecnología implica también ganar resiliencia para adaptarse a cualquier crisis versus quedarse atrás en la adaptación al proceso de digitalización y la incorporación de las nuevas tecnologías y perder competitividad y oportunidades frente a los competidores.

De acuerdo con un estudio reciente elaborado por D’Alessio IROL, las pymes en Argentina se vieron obligadas a empezar a utilizar o a intensificar el uso de tecnología para funcionar. El 72% trabajó de manera remota y el 36% puso en marcha mecanismos de comercio electrónico. El 79% destacó que la tecnología fue clave para atravesar la pandemia. Sin embargo, sólo el 40% se sintió preparada para trabajar de manera remota y vender online.

Hace cinco años, Bulonfer, una pyme de Tandil que provee insumos de ferretería, tenía un sistema de correo electrónico tan poco confiable que cada vez que un vendedor mandaba un mail tenía que llamar por teléfono a la persona para corroborar que lo hubiera recibido. Al poco tiempo, se dieron cuenta de que eso no iba más y optaron por un servicio de correo más estable. El proceso siguió con la incorporaron de más servicios vinculados al trabajo colaborativo y al comercio electrónico. De un correo electrónico poco confiable hasta un sistema de trabajo colaborativo que reúne a todos los empleados y mejora el tiempo de respuesta y venta con los clientes. La evolución digital de Bulonfer es la historia de miles de organizaciones en Argentina y el resto de la región.

El concepto de transformación digital es algo de lo que ya se habla hace tiempo. Sin embargo, en marzo de 2020, la famosa transformación digital se hizo presente a partir de formas muy concretas: contar con los dispositivos y el software necesarios para poder trabajar desde casa, tener un sitio web robusto que no colapse, crear un canal de comercio electrónico que pueda canalizar las ventas y adaptarnos rápidamente a operar de manera remota.

Si miramos más allá y observamos qué sucede en Latinoamérica, vemos lo mismo a partir de la pandemia: muchas experiencias de incorporación de lo digital por las pymes de maneras diversas. De a poco, millones de organizaciones formaron un ecosistema con algo más en común, además de ser pymes: se volvieron digitales.

CoopeVictoria es una asociación de caficultores y de productores de caña de azúcar de Costa Rica y una de las cooperativas agrícolas con más trayectoria del país. Beneficia a más de 3.000 familias, genera 700 empleados anualmente y cuenta con más de 50.000 beneficiados indirectos. Con la llegada de la pandemia, debían responder rápidamente, mantener la estructura colaborativa de la cooperativa y conectar a los cientos de productores dispersos en todo el país. Para eso, eligieron Teams, que les permitió, entre otras cosas, asistir y apoyar a los asociados y estar al día en las reuniones estipuladas por estatuto. Algo similar ocurrió con AmCham en Panamá que, a gran velocidad, adoptaron la herramienta y realizaron 25 conferencias virtuales a las que asistieron más de 3.000 personas. Clínica Meds, una de las instituciones de medicina deportiva más importantes de Chile, integró a todo el equipo de colaboradores en distintos puntos del país compartir información de valor y dar seguimiento a pacientes de manera remota. Sin duda, la educación fue una de las aristas que mayores desafíos presentó durante estos meses. En Ecuador, la Universidad de las Américas, con 16.000 estudiantes y 1.200 docentes, migró 5.500 materias y 80.000 clases de lo presencial a lo virtual con el apoyo de soluciones basadas en la nube, habilitando el aprendizaje remoto y acelerando su transformación digital. En México, Exfarma, una empresa que vende productos y servicios farmacéuticos, optimizó la gestión de su negocio y logró agilizar procesos, reducir costos y tiempo relacionados con el manejo del inventario, brindar un seguimiento pormenorizado y controlado, mejorar la velocidad de entrega de los reportes mensuales, etc. O2 nació de un concurso en Colombia, donde un grupo de desarrolladores crearon una solución inteligente para que, en medio de la crisis sanitaria, a nadie le falten insumos hospitalarios. Se trata de una herramienta gratuita de análisis de datos y predicción que permite a clínicas y hospitales conocer las necesidades presentes y futuras de todos los insumos. Al mismo tiempo, conecta a los centros del sistema de salud con una plataforma organizada y transparente de proveedores para asistir de productos cuando sea necesario. En Brasil, Stattus4, una startup centrada en la sustentabilidad, creó 4Fluidutiliza, un sistema de gestión y monitorización de pérdidas en la distribución de agua, basado en inteligencia artificial (IA) e internet de las cosas (IoT), utilizando la plataforma en la nube de Microsoft, que ya permitió ahorros de agua equivalentes a 6.000 piletas olímpicas.

Los casos son cientos y cada uno muy distinto a otro, con un valor único para asistir, ayudar y avanzar sobre un cambio cultural en las organizaciones. Esta pandemia nos enseñó que ningún negocio es 100% resiliente. Sin embargo, los casos que mostramos anteriormente marcan la pauta de que las pymes que incorporaron tecnología digital demostraron estar mejor preparadas y ser capaces de transformarse al enfrentarse a cambios estructurales. La reinvención se construye a partir de comprender los desafíos y oportunidades que experimentan las personas y las organizaciones. Juntos, necesitamos entender qué debe ser reconstruido, qué debe ser reinventado y qué debe ser dejado atrás.

*GM, director para Pymes de Microsoft Latinoamérica

Dejá tu comentario