Red Bull mantendrá su fórmula en la Argentina

Economía

Salzburgo,Austria (enviada especial) - Dietrich Mateschitz, el hombre más rico de Austria y el principal exportador en el mercado de alimentos y bebidas de ese país, rompió su silencio mediático para asegurar que está dispuesto a utilizar todas las herramientas legales para que Red Bull, la bebida energizante que fundó en 1984, no tenga que cambiar su fórmula en la Argentina, tal como lo exigió la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), ni retirarse del país por no hacerlo. Según esa medida, todas las bebidas energizantes no deben tener más de 20 miligramos de cafeína. Red Bull es la única afectada por la norma, ya que tiene 32 miligramos por cada 100 mililitros.

Esta barrera se suma a otro de los principales cuestionamientos que recibe este tipo de bebidas que es que su mezcla con alcohol podría generar problemas de salud a quien lo consume. «Lo que habría que prohibir es la venta de alcohol, no de Red Bull», aseguró desde su oficina en la casa matriz en Salzburgo, Austria.

El empresario mencionó que «hasta ahora no hemos tenido que bajar la cantidad de cafeína en ninguno de los 120 países en los que estamos».

• Roces

Y adelantó que «seguiremos con la fórmula original y vamos a hacer todo para mantenerla porque si le quitamos los ingredientes que la justifican como una bebida funcional le quitaríamos su razón de ser».

La pelea entre Red Bull y la ANMAT, encabezada por su interventor Manuel Limeres, ya generó roces en las relaciones bilaterales entre los gobiernos de Austria y la Argentina. El premier austríaco, Heinz Fischer, debía mantener una reunión privada con Néstor Kirchner durante la última cumbre de las Naciones Unidas celebrada en Nueva York. La medida contra las bebidas energizantes era uno de los principales puntos de la agenda. Pero Kirchner nunca se presentó al encuentro. Embajadores y ministros de Austria también hicieron llegar cartas sobre este tema y mantuvieron, en algunos casos, reuniones con gran parte del gabinete. Roberto Lavagna, Ginés González García y Julio De Vido se comprometieron a dar una respuesta, pero aún eso no sucedió.

La preocupación también llegó a la Unión Europea y hasta la Organización Mundial de Comercio accedió a abrir un expediente para analizar el caso. Red Bull hoy posee 70% del mercado mundial de bebidas energizantes y, junto con Speed, 80% del argentino. En 2004 llegó a vender 2.000 millones de latas en todo el mundo y prevé que ese número ascienda a 2.500 millones para 2005. El año pasado adquirió la escudería Jaguar de F-1, que pasó a llamarse Red Bull Racing Team, y acaba de comprar a Minardi, que desde ahora será Squadra Toro Rosso. La discusión sobre las bebidas energizantes también será el eje de la próxima reunión de la Comisión Nacional de Alimentos (CONAL) que se llevará a cabo la próxima semana. Allí deben analizar si aceptan un pedido de las empresas del sector que recomienda modificar el capítulo 17 del Código de Alimentación para que se cree la categoría de bebidas energizantes. La Argentina es el único país del mundo que las considera un suplemento dietario.

Dejá tu comentario