Redrado compró más bonos y cambió el rumbo del mercado

Economía

En una jornada en la que los mercados del mundo se desplomaron en línea con la pérdida de 1,7% de Wall Street, el Banco Central sorprendió interviniendo fuerte en la plaza. Compró Discount en pesos, un papel que cotizaba a una paridadcasi de default. Provocó subas de 5%. Martín Redrado efectuó esas compras contra dólares descomprimiendo al mismo tiempo el mercado de cambios. El contado con liquidación -dólar para fugar capitalesretrocedió 1%.

El Banco Central redobló la apuesta: volvió a vender dólares y bajó la cotización mayorista a $ 3,135. Al mismo tiempo salió agresivamente a comprar Discount en pesos (los más castigados durante la corrida de la semana pasada), que subieron más de 5%. Para esto inyectó alrededor de $ 100 millones.

Con dólar en plena caída y suba de las tasas, algunos podrían pensar en un cambio sustancial en la política económica, que en los últimos años defendió exactamente lo contrario. «Nada de eso, es puro trading del Central para que pierdan los que corrieron a comprar dólares», razonaban operadores. Las reservas ayer cayeron sólo u$s 20 millones, lo que demuestra que la tarea de contener o provocar una caída de la divisa le cuesta menos.

¿Cuánto tiempo permanecería en dólares en estos niveles o incluso por debajo? Ayer cerró en $ 3,155 en casas de cambio. Según se estima en las mesas de operaciones de los bancos, el BCRA aguantará un par de semanas, por lo menos hasta principios de junio. El motivo es que los inversores compraron dólares a futuro a un mes y se verán obligados a cubrir fuertes pérdidas cuando venzan los contratos.

  • Posibilidad

    El mes próximo, si se arregla el conflicto con el campo, debería producirse una fuerte lluvia de dólares por parte del sector agropecuario. Serían entre u$s 100 y u$s 150 millones diarios que serán recomprados en parte por el Central, revirtiendo el ciclo de ventas de los últimos 45 días. Las pérdidas de reservas ya superan los u$s 1.200 millones. Sólo si se normaliza la comercialización de granos la entidad que preside Martín Redrado estaría en condiciones de recuperarlos el mes que viene.

    Existen algunos aspectos para tener en cuenta respecto de la fuerte intervención del BCRA tanto en el mercado cambiario como en el de títulos públicos de los últimos días. Estos son algunos puntos:   

  • Se apunta a revertir paulatinamente la redolarización que llevaron adelante grandes inversores ( empresas, bancos) y el público. Este proceso se dio en el caso de los institucionales a través de la venta de bonos en pesos y masiva compra de divisas o contratos a futuro de dólares. Los minoristas aplicaron sus pesos para hacerse de divisas.   

  • La suba de las tasas de interés (12% por plazos fijos minoristas y 14% para mayoristas) apuntaría a darle un incentivo a los que se queden en pesos. Siguen siendo tasas muy negativas en términos reales porque la inflación por lo menos está en 25%. Pero de todas formas resulta un negocio interesante si se calcula la renta en dólares. No hay intención del BCRA de inducir una baja de estos rendimientos al menos en las próximas semanas.   

  • Ayer fue una jornada algo más promisoria. Varios bancos tuvieron flujo positivo de depósitos después de más de diez días de salida continua. No fue generalizado, ya que otras entidades aún tenían retiros de fondos, aunque a un ritmo más atenuado.  

  • La fuerte suba del Discount en pesos de los últimos días (acumula más de 10% en una semana) también es parte del escarmiento de los que salieron a vender a precio de liquidación. Quedaron cerca de $ 99, pero la semana pasada habían bajado de $ 88. Y puede resultar una señal para los que se animen a vender dólares y volver a comprar títulos argentinos, aun cuando subsista el efecto de la manipulación del índice de inflación.  

  • La combinación de tasas más altas en pesos y contratos de dólar futuro muy baratos (influido por la intervención del BCRA) permite arbitrajes con ganancia prácticamente asegurada. La transacción es sencilla: se realiza un plazo fijo en pesos a seis meses. Mientras que la tasa de esa colocación en pesos puede llegar a 14% anual (por tratarse de un plazo más largo), la compra de dólares a fin de año apenas cuesta una tasa implícita de 4,2% anual. En consecuencia, el inversor está en condiciones de ganar 10% anual en dólares sin correr mayores riesgos. Se supone que este tipo de oportunidades no permanecería demasiado, ya que se producen precios artificiales que fija el Banco Central.
  • Dejá tu comentario