6 de enero 2003 - 00:00

Restoranes captan los clientes del delivery

Casi 40% de los comercios instalados en los principales puntos turísticos de todo el país se dedica en la temporada de verano a la gastronomía, desde bares, delivery y comidas playeras hasta confiterías y restoranes de lujo.

En los supermercados, la inflación de bolsillo para productos y alimentos de cocina básicos llegó a 90% a lo largo de 2002.

Sin embargo, los gastronómicos se las rebuscaron para que el impacto en los precios sea en promedio de 30%. La idea es captar la mayor cantidad de gente en los salones en lugar de que se pida comida a domicilio.

•Menúes baratos

En muchos locales -por caso del Partido de la Costa-se instalaron menúes especiales a bajo precio y se ofrece a los clientes botellas de gaseosa de litro y medio para que se prefiera comer afuera a un delivery.

A comparación con el año pasado, este primer fin de semana de enero el flujo de comensales en restoranes aumentó 50%, y se pidió menos comida a domicilio.

«Aunque no cubrí más que en 40% mis expectativas, cenó mucha más gente en salón que en su casa, porque el delivery ni se pudo comparar con las ventas del restorán», indicó Luis, encargado de Raviolandia Ristorante, ubicado en Colón y Las Heras, en Mar del Plata.

Por San Martín, también en Mar del Plata, un conocido restorán atendió el sábado a 500 personas, cuando el promedio de verano ascendió en temporadas anteriores a 300 personas. El delivery no llegó a 100.

«Si atiendo a 100 personas por día, 90 están en las mesas y 10 son pedidos a domicilio. En este momento (por anoche), tengo el salón lleno, hay muchísima gente más que el año pasado en los restoranes», dijo un empleado de Pizzas FM Express, de Villa Gesell.

Dejá tu comentario

Te puede interesar