Reunión hoy pone en marcha acuerdo precios-salarios

Economía

UIA y CGT buscan una pauta inflacionaria y de paritarias. En el Ejecutivo admiten que ya no aguardan un entendimiento con el FMI para implementar uno de los que suponen serán los ejes del mandato de Alberto Fernández.

El acuerdo económico y social que Alberto Fernández agitó durante la campaña electoral y que dormitaba a la espera de avances en la negociación por la deuda externa finalmente dará hoy sus primeros pasos concretos. El Gobierno convocó a una reunión de técnicos de la Unión Industrial Argentina (UIA) y de la CGT para avanzar en la discusión sobre eventuales criterios comunes de precios, salarios y competitividad de la economía. Una novedad: en el Ejecutivo admiten que ya no aguardan un entendimiento con el FMI para implementar uno de los que suponen serán los ejes del mandato de Fernández.

El encuentro se concretará desde las 14 en el Ministerio de Economía adonde fueron invitados representantes legales y economistas de ambas entidades junto a funcionarios de segundas líneas de las carteras de Desarrollo Productivo y Trabajo, y de la Jefatura de Gabinete. Significará una suerte de finalización del receso de verano en términos formales para las principales entidades del rubro empresario y sindical de la Argentina. Y el punto de arranque para el proyecto oficial de implementar un acuerdo de largo aliento -el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, espera que por todo el mandato- demarcador de las principales variables económicas mediante el consenso de los actores sociales.

Como había anticipado este diario, el entendimiento tuvo sus primeros indicios con los acuerdos salariales de transición discutidos en algunos sectores sindicales (como la Asociación Bancaria y la revisión de la paritaria de Comercio) mediante sumas fijas remunerativas en espejo del Decreto 14/2020 del Ejecutivo y planea avanzar con un pacto de contención de precios por todo 2020 y de fijación de una pauta salarial alineada con la inflación, más la posibilidad de adicionarle uno o dos puntos porcentuales de mejora, a cambio del cese de las cláusulas gatillo y de revisión de las negociaciones.

Alberto Fernandez Miguel Acevedo UIA.jpg
Miguel Acevedo y Alberto Fernández.

Miguel Acevedo y Alberto Fernández.

Para el equipo económico la inflación podrá conjurarse sólo con la adecuada atención de tres variables: el tipo de cambio (atado a la negociación de la deuda con el Fondo Monetario y otros acreedores externos), las tarifas (por ahora, congeladas) y la puja distributiva, a pesar de que buena parte de la prédica del kirchnerismo elude en público endilgarle responsabilidad a este último tópico. En esa línea los funcionarios admiten por lo bajo que lo más rápido y contundente a resolver será el capítulo de salarios con el mero trámite de reemplazar las paritarias de este año por un acuerdo de cúpulas. La de hoy será la puesta en práctica de lo anunciado dos semanas atrás en la Casa de Gobierno por Santiago Cafiero y los responsables de los ministerios involucrados, Martín Guzmán (Economía), Matías Kulfas (Desarrollo Productivo) y Claudio Moroni (Trabajo). En aquella oportunidad y hoy también las convocatorias sólo alcanzaron a la UIA y la CGT aunque en el Gabinete económico aclaran que se harán extensivas a otros protagonistas como los representantes de las patronales del Grupo de los Seis (agro, comercio, industria, construcción, bancos y bolsa) y de las dos versiones de la CTA.

El acuerdo de precios y salarios con la definición de una única pauta para acompasar ambas variables para lo que resta del año no está libre de obstáculos y desafíos, que plantean incluso aliados de Alberto Fernández. Por caso, el gremio de Camioneros, que encabeza el nuevamente oficialista Hugo Moyano, cerró su revisión paritaria, vigente por el primer semestre de este año, con una suba porcentual (26,5%) sin los atenuantes de sumas fijas que promocionaban los funcionarios. Mientras que otro de los gremios de mayor relevancia, la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), cursa el arranque de su propia paritaria con una negativa cerrada de la contraparte patronal (con la siderúrgica Techint a la cabeza) a convalidar cualquier aumento.

Con una mezcla de aceptación general y descreimiento sobre algunos de sus postulados, la CGT aguardará el resultado del primer encuentro del acuerdo económico y social en una reunión de su “mesa chica” en la sede del sindicato de estatales UPCN.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario