Congreso en segundo mes de extraordinarias intenta destrabar parate (cruces y agenda indefinida)

Economía

El oficialismo busca empujar un reencuentro en el recinto de la Cámara baja, pero la falta de leyes prometidas y no incorporadas lesiona acuerdos con la oposición incluso dentro de su propio bloque. El Senado ya había dicho que enero sería tranquilo y, por ahora, está "sin novedades".

El Congreso iniciará desde hoy, y hasta que finalice febrero, su segundo mes de sesiones extraordinarias, tras la convocatoria realizada por Alberto Fernández al término de 2020. La falta de acuerdos entre oficialismo y oposición, y algunos tironeos dentro de los propios espacios políticos contribuyeron a la falta de actividad durante enero, un mes en el que, en general, el trabajo legislativo se apacigua con generosidad.

Desde antes de fin de año, el Senado dio señales informales de no mantener el frenesí de comisiones y sesiones al menos por unas semanas del período estival, tal como contó Ámbito. En tanto, en Diputados, el objetivo fue retomar durante la tercera semana de enero con la actividad. Dicha situación no ocurrió.

En la Cámara baja, que comanda Sergio Massa, se había proyectado un regreso al recinto el 20 de enero pasado, para tratar la prórroga de la ley de biocombustibles que se vence en mayo y que el Senado ya votó. La iniciativa disparó tensiones entre este sector y el petrolero tradicional, que pretende que los beneficios en cuestión expiren.

Las disputas sobre este tema enfrentan, con distintos grados, a legisladores oficialistas y opositores, y todos piden que el Ejecutivo se defina -sólo el Presidente puede manejar la agenda de proyectos durante las sesiones extraordinarias- para descomprimir los cruces dentro de los bloques.

Días atrás apareció el primer signo de reactivación en Diputados, tras la confirmación de la reunión informativa que tendrán pasado mañana los miembros de la comisión de Salud de la Cámara baja con el ministro Ginés González García, como informó este diario días atrás.

Un inconveniente para el citado cónclave virtual es que el mismo se realizará con un protocolo de trabajo virtual extendido hasta el 12 de febrero próximo que firmaron todos los bloques menos Juntos por el Cambio, situación que genera bronca en el Frente de Todos.

Desde el macrismo, en tanto, se pretende el regreso al trabajo pleno en comisiones y recinto con temario acordado, dentro del esquema de leyes que incluyó Alberto Fernández para las sesiones extraordinarias. Es decir, dejar de lado las reformas judicial y del Ministerio Público Fiscal, ya avaladas por el Senado que preside Cristina de Kirchner.

Las trabas no quedan sólo allí, ya que el macrismo exige soluciones urgentes ante los cuestionamientos al Gobierno de Formosa y el manejo local ante la pandemia del coronavirus. De hecho, la principal bancada opositora busca viajar esta misma semana al distrito.

Una ley que podría tratarse sin problemas en Diputados es el nuevo proyecto de “sostenibilidad” de la deuda, en medio de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI). En resumen, el texto establece que el Presupuesto que el Ejecutivo envíe al Congreso como plan de gastos anual “deberá prever un porcentaje máximo para la emisión de títulos públicos en moneda extranjera y bajo legislación y jurisdicción extranjeras respecto del monto total de las emisiones de títulos públicos autorizadas para ese ejercicio”.

Además, el articulado impone no sólo que “toda emisión de títulos públicos en moneda extranjera y bajo legislación y jurisdicción extranjeras que supere dicho porcentaje requerirá de una ley especial” del Congreso, sino que el mismo camino tendrá que adoptar “todo programa de financiamiento u operación de crédito público realizados con el FMI, así como también cualquier ampliación de los montos de esos programas u operaciones”.

Durante su tratamiento en el Senado, el cristinismo sumó un artículo a través de la legisladora camporista Anabel Fernández Sagasti. La incorporación modifica la ley de Administración Financiera para que la emisión de títulos públicos en moneda extranjera y bajo legislación extranjera, programas con el FMI y eventuales ampliaciones, no puedan destinarse a gasto corriente.

Agenda abultada

Otros proyectos en carpeta para las sesiones son la promoción de los créditos hipotecarios para adquirir vivienda única; guiños tributarios para fomentar obra pública; y un beneficio por única vez a las familiares de los tripulantes del ARA San Juan, también esperan su turno para ser analizados en el Congreso, al igual que la iniciativa para retocar el régimen del Monotributo y aliviar la carga fiscal de los contribuyentes.

Dejá tu comentario