Sin anuncios, Bush defendió su plan y pidió paciencia

Economía

El presidente estadounidense, George W. Bush, dijo ayer que el plan implementado por su gobierno para resolver la crisis tomará tiempo en dar resultados, pero "puede funcionar y va a funcionar".

En un nuevo intento por frenar el "dramático" desplome de las bolsas del mundo y devolver la confianza a los mercados, Bush dijo que su gobierno "seguirá actuando para resolver las crisis y restablecer la estabilidad de los mercados".

El presidente no hizo referencia a una probable nacionalización parcial de bancos estadounidenses en problemas, un día después de que la Casa Blanca confirmara que estudiaba aplicar la iniciativa.

En su mensaje número 26 desde el estallido de la crisis en toda su magnitud, el mes pasado, Bush habló a la nación desde el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca para reasegurar que su administración extrema sus esfuerzos para afrontar el problema.

El presidente ya habló seis veces desde que el Congreso aprobó, la semana pasada, un plan de 700.000 millones de dólares de rescate de bancos de su país afectados por la crisis hipotecaria, pero ni sus mensajes ni el salvataje lograron traer calma a los mercados.

Bush dijo que la ansiedad y los temores de los inversores y los ciudadanos en general respecto de la economía exacerbaba la delicada situación.

"El temor puede generar temor y hacer mas difícil lo que se está haciendo para enfrentar el problema", dijo Bush. Los estadounidenses "podemos resolver esta crisis y lo vamos a hacer", agregó, en un discurso que se transmitió por cadena.

El mandatario dijo que el plan de salvataje era lo suficientemente amplio y agresivo, pero reconoció que "tomará tiempo" ver sus resultados.

Estados Unidos trabaja "estrechamente con sus socios de todo el mundo" para devolver la confianza al sistema.

"Estamos juntos en esto y saldremos de esto juntos", dijo.

El nuevo mensaje de Bush coincidió con otra caída de los mercados de valores globales.
Antes de su intervención, el índice industrial Dow Jones registró una caída de casi 700 puntos en los primeros minutos de las operaciones en Wall Street, pero luego se recuperó y tras el discurso su disminución era de poco más de 200 puntos.

Dejá tu comentario