La soja, imparable: alcanzó máximo desde 2013 (u$s563)

Economía

El país tendría ingresos por exportaciones agroindustriales cercanos a los u$s37 mil millones.

El rally alcista de los granos sigue y no frena. Ayer, la posición mayo de la oleaginosa ganó en sólo una jornada u$s 13,23 hasta llegar a los u$s 563,37 la tonelada. Casi todos los commodities tuvieron una jornada favorable. El aceite de soja, que alcanzó su máximo desde 2008, escaló hasta los u$s 1.378,31 la tonelada, mientras que la harina -principal subproducto de exportación local- se ubicó en u$s 465,17 la tonelada.

El maíz tampoco se quedó atrás y cerró la jornada a u$s 256,09 la tonelada, ante la previsión de escasez de oferta del cereal. El trigo se posicionó en u$s 260,97 la tonelada, impulsado por el clima desfavorable en Estados Unidos, que batió records de temperaturas bajas para la época del año en varios lugares de las llanuras durante la última semana.

“El mercado viene muy firme desde el año pasado”, aseguró Ariel Tejera, Analista de Mercados de la Corredora Grassi. “El impulso fuerte lo da China, que esta comprando todo, no sólo soja sino también trigo, maíz y sorgo. Además se sumaron otros factores que alimentaron la suba de precios, por un lado Estados Unidos va a terminar la campaña actual con existencias muy bajas de soja y maíz y eso genera nerviosismo en el mercado porque si la nueva campaña tiene problemas climáticos los stocks van a quedar contra las cuerdas. Y por otra parte esta el escenario sudamericano, donde la cosecha de Brasil fue buena pero con demoras en los envíos a China y eso también impactó en los precios. A su vez, Argentina tuvo una merma en la campaña de soja cercana al 10% y ese fue otro elemento que el mundo observo e impulsó los precios”.

Desde la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, el Gerente de Estudios Económicos, Agustín Tejeda, aseguró que “en un marco de mayor debilidad del dólar, los fondos especulativos aumentaron su posición comprada presionando sobre las subas de los precios. El mercado se encuentra atento a la situación de empalme de la cosecha americana, que necesitará de una buena cosecha para recomponer stocks que se encuentran en niveles históricamente bajos”.

En cuanto al impacto en la economía local, Tejeda precisó que “el favorable escenario de precios tiene efectos positivos tanto micro como macroeconómicos. Por un lado, los mayores precios favorecen la decisión de siembra e inversión en tecnología en el inicio de una nueva campaña agrícola en Argentina; y por otra parte estos precios aumentan la contribución esperada del agro a las exportaciones argentinas en el 2021, que aumentaría en más de 9 mil millones de dólares versus lo previsto al inicio de la campaña”.

Si bien hubo pérdidas de producción local cercanas al 10% por cuestiones climáticas, las exportaciones agroindustriales tendrían este 2021 un valor muy similar a los u$s 38.550 millones del año pasado, gracias a la suba de los precios internacionales. La Bolsa de Comercio de Rosario estima que se podrían concretar exportaciones por más de u$u 37 mil millones aunque la campaña todavía no terminó y las lluvias pronosticadas podrían ocasionar daños en los cultivos que aún no se cosecharon.

El productor argentino tiene por delante un escenario muy favorable, porque con estos valores puede capturar rentabilidad. La recomendación de los analistas radica en que deben evaluar todas las opciones y utilizar las herramientas financieras para armar una estrategia que le permita aprovechar las oportunidades que da el mercado. Al mismo tiempo, es fuerte el reclamo de quienes sostienen que la carga impositiva es muy alta para la oleaginosa, ya que de cada u$s 100 que cotiza el cultivo, el productor se lleva u$s 36 y el resto se reparte entre retenciones y distorsiones vinculadas al tipo de cambio.

Dejá tu comentario