Suben ingresos para empleados con hijos

Economía

Por primera vez, el gobierno tomará una medida que mejora los ingresos de los trabajadores sin afectar a las empresas. Se va a disponer un fuerte aumento de las asignaciones familiares que recibe cada empleado: pasarían a ser de $ 80, de manera uniforme. Es una suba de 100% para los que contaban con haberes más bajos. El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, habría cerrado ayer con algunos representantes de la CGT esta medida. El anuncio oficial lo haría Néstor Kirchner la semana próxima. La única desventaja es que no será percibido este beneficio, obviamente, por aquellos que están trabajando en negro. Es que, hasta ahora, el gobierno no encaró seriamente una reducción del costo laboral que, incluso por recientes fallos de la Corte, hizo más riesgoso a una empresa el contratar personal. El incremento de las asignaciones que un empleado recibe por cada hijo beneficiaría a 2,6 millones de personas. Se mantiene el tope de ingreso mensual de $ 1.725 para recibirlo. En Economía hay preocupación por el impacto fiscal, pero la decisión ya está tomada. Eventualmente, sólo la suba sería menor.

Néstor Kirchner anunciaría la próxima semana el incremento de la asignación familiar por hijo para todos los trabajadores que tengan un salario inferior a los 1.725 pesos. La decisión fue tomada ayer al mediodía luego de un encuentro entre el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y varios embajadores de la Confederación General del Trabajo (CGT) en la propia sede de la cartera laboral. Hasta allí llegaron José Luis Lingieri, Gerardo Martínez, Andrés Rodríguez y Héctor Recalde para terminar de cerrar el aumento. Los sindicalistas obtuvieron la mejora de las asignaciones, a cambio de que el anuncio oficial lo haga el Presidente. Hasta ese momento, por parte de Tomada sólo habrá desmentidas oficiales.

La medida que lanzará el gobierno implica que la asignación por hijo se unificará en 80 pesos para todos los casos.
Hasta ahora, los pagos se distribuían en tres grupos: 40 pesos para los que ganan hasta 725 pesos mensuales, $ 30 para los que perciben hasta 1.225 y $ 20 para los que reciben 1.725 pesos mensuales. La medida comenzaría a regir desde noviembre. De concretarse dicho aumento, la caja de la ANSeS se complicaría, porque no tendría los recursos para afrontar el pago de $ 80. Llama la atención que las asignaciones se financien actualmente con las contribuciones patronales de las empresas y sean liquidadas por la ANSeS. El aumento ahora lo financiará el Estado con fondos del superávit fiscal.

La decisión es una contrariedad para Roberto Lavagna, que buscaba que la primera medida con costo fiscal fuera la reducción del impuesto al cheque, el tributo que desde el Ministerio de Economía se quiere bajar a cambio de no reducir el IVA. Sin embargo, Kirchner sigue rechazando esta alternativa y busca apoyar alzas en los costos laborales que puedan ser acompañadas con actos en la Casa de Gobierno.

Con este incremento en las asignaciones familiares, la CGT no quedará en paz.

Inmediatamente después de escuchar el anuncio de este aumento, los sindicalistas preparan una nueva embestida que los tendrá ocupados hasta fin de año para que desde el gobierno se decida un aumento de sueldos de 100 pesos no remunerativos para los trabajadores privados, como medida alternativa por no haber reducido el IVA. Según la visión de la CGT, las embestidas por mejoras salariales continuarán hasta que se llegue al cálculo de un salario mensual cercano a los 730 pesos mensuales.

Dejá tu comentario