Todo el mundo de nuevo a los botes

Economía

En Estados Unidos se da el caso singular de surtir de dólares, por un lado. Y seguidamente, hablar desde distintas voces oficiales, explicando lo que todo el mundo ya sabe: miren que el problema no está solucionado. Y así, el dinero se ve incinerado en cada remesa, agobiado por los mensajes que en vez de querer alentar medianamente los ánimos, parecen dirigidos a disolver cualquier idea positiva. Ayer, apareció Bernanke, también un director de la Fed regional, la respuesta resultó mortífera: el mercado sacudió balas a discreción, los «osos» se hicieron otro festín, lo que pareció alegría del lunes, resultó mortaja de ayer.

El indicador del NYSE terminó en una marca penosa, casi 8% de baja para el Dow Jones. Y desde allí partieron las ondas, que arrasaron nuevamente a los demás. Un Bovespa debiendo suspender cotizaciones, por llegar a límite de baja, reiniciando y yendo a zona de terrible erosión: más de 14%, en caída a pique.

Pero, no era sólo tema de lo bursátil el problema para Buenos Aires. Porque también el petróleo resultó furibundo y letal. Y con la dependencia notable de nuestro Merval ponderado, a las especies ligadas, el listado completo tuvo que asumir más de 12 por ciento de rebaja (donde el componente Tenaris, con casi 20 por ciento de baja y 20 por ciento de participación en el índice, fue villano inexcusable). El índice terminó perforando el piso de «1.200», aterrizando en solamente «1.185» puntos y tras estar en «1.349» en su punto más alto.

  • Mucho y malo

    Tenaris fue también excluyente en los negocios, con 1,7 millón de títulos de volumen nominal y que fueron gran parte de los $ 125 millones efectivo, del total de día. Solamente «6» plazas en alza, por «93» en derrape, completaron el amargo menú de mitad de semana. Muy difícil esperar por la reapertura de hoy, los recintos tiemblan. Y cuando es improbable que lancen otro salvavidas, a los que han quedado nadando en aguas heladas. Lo mejor, que traten de mantener la boca cerrada. La Bolsa, aturdida.
  • Dejá tu comentario