Todo listo para lanzar, el 11, la primera empresa K

Economía

Todo está preparado para el próximo martes: Julio De Vido, maestro de ceremonias, lanzará la Empresa Nacional de Energía, asociado a un grupo de viejos y nuevos operadores del mercado de los hidrocarburos. Néstor Kirchner consagrará la criatura, en la que el oficialismo cree encarnar todos sus deseos. Desde la emergencia de una «burguesía nacional» hasta la celebración de un pacto social entre patronos y obreros.

De Vido y la síndico general adjunta de la Nación, su esposa, Alessandra Miniccelli, son los encargados de la estética y la liturgia: desde el reparto de las invitaciones hasta el diseño del logo que tendrá la nueva empresa.

Con esta firma se pondrá por primera vez en práctica una de las ideas rectoras del actual gobierno en el área de los servicios públicos: el principio por el cual la inversión debe ser privada y la conducción del negocio, pública. Hasta ahora esta noción sólo había alcanzado la forma administrativa de tímidos fondos fiduciarios, donde los empresarios aportan fondos y los funcionarios resuelven dónde aplicarlos. Así se imaginó para el negocio de las telecomunicaciones. Pero el campo de la energía será una etapa superior de esta forma de organizar el capital: se hablará abiertamente de «empresa» nacional.

Además de una compañía, el martes 11 se inaugurarán varias cosas más. Por ejemplo, un grupo de hombres de negocios familiares al poder. En la mayoría de los casos habría que agregar, «de nuevo». ¿O no cabe esa observación para Santiago Soldati? Todavía no le homologaron el concurso preventivo de Sociedad Comercial del Plata, cuyo 81% controla ahora Norberto Morita a través del Southern Cross Group, y Soldati ya vuelve a pisar las alfombras rojas que no abandonó bajo ningún gobierno por décadas, salvo durante el eclipse que le impusieron los quebrantos. ¿Se ubicará también a su lado, como si el tiempo no hubiera pasado, Carlos Bulgheroni? Enfrentado con el gobierno desde que Néstor Kirchner resolvió reanudar los juicios contra sus empresas (que Carlos Menem había enviado a arbitraje), el antiguo propietario de Bridas acaso encontró en la crisis energética la oportunidad de volver a los reflectores. Salvo la prehistoria del general Mosconi, sus nombres cubren casi toda la existencia del subsuelo nacional.

Al lado de estos paleooperadores del negocio petrolero,apadrinarán la nueva empresa figuras menos trajinadas. Una de ellas, Marcelo Mindlin, quien controla una posición importante en Transener, con su fondo Dolphin, se volverá a encontrar con sus incómodos socios de Petrobras en la operación de la compañía por crearse. Mindlin acompaña en estas horas a Kirchner en los Estados Unidos. Otro recién llegado al club es Francisco de Narváez, quien merodeará el negocio energético mientras invoca a los fantasmas de Perón y Evita, de nuevo en el redil de Eduardo Duhalde, para que la Comisión de Defensa de la Competencia no le otorgue Disco a Cencosud. Como sucederá, según parece.

Más involucrado que todos ellos estará Oscar Vicente. En el gobierno lo soñaron presidente de la nueva compañía. Pero si Raúl Alfonsín no consiguióque este «viejo Vizcacha» del petróleo mute a funcionario, menos lo logrará la actual administración, aunque lo cuente como uno de sus confidentes. Vicente tendrá responsabilidad especial en la empresa que se lanzará, ya que el emprendimiento específico para el que fue pensada es la ampliación del gasoducto San Martín. Pertenece a Transportadora General del Sur, compañía que este ejecutivo compró al Estado para Pérez Companc en los '90, que esa firma vendió a la brasileña Petrobras (con Vicente incorporado) y que ahora volverá, siquiera parcialmente, a la responsabilidad del Estado, en un círculo de 12 años que sólo en el contexto de la historia argentina se vuelve comprensible. La ampliación del gasoducto patagónico competirá por fondos públicos con la creación del que Techint tiene planeado para importar gas de la convulsionada Bolivia.

• Candidato

Inasible Vicente, la presidencia de la Empresa Nacional de Energía tendrá otro dueño. Quien será sometido al desafío de paliar la crisis del gas desde la nueva organización es Ezequiel Espinosa, secretario de Hidrocarburos de Chubut, quien hace exactamente dos meses fue salvado de la muerte gracias al masaje cardíaco y la respiración boca a boca que le aplicaron de urgencia durante una insuficiencia respiratoria aguda. (Detalle para maledicentes: este Espinosa no tiene nada que ver con el otro, « Cacho», también de Chubut, que atormenta a Kirchner en la boca de Elisa Carrió, caso Conarpesa.)

Además de insistir en la selección patagónica, como en la designación del nuevo director estatal de YPF, Kirchner abre el juego con esta designación a un aliado en la interna peronista: el gobernador Mario Das Neves fue el primer depositario del proyecto presidencial de conquistar la jefatura del PJ.

¿Se conseguirá desde esta empresa mixta, gerenciada desde el Estado, reanimar a la añorada «burguesía nacional»? ¿Se compensará en algo el proceso de extranjerización que se verificó -casi se alentó- en los años '90? Si no se alcanzan esos objetivos conscientes del oficialismo, acaso demasiado ambiciosos, por lo menos habrá ahora un grupo de amigos en el campo de los negocios: lo tuvieron Jorge Rafael Videla (Consejo Empresario Argentino), Raúl Alfonsín («grupo María»), Carlos Menem («Convivencia», «Tutti Frutti»), Fernando de la Rúa (consejeros coordinados por Victorio Savanti) y Eduardo Duhalde («Devaluadores y Pesificadores» que llevaron a Ignacio de Mendiguren al Ministerio de la Producción). También habrá un grupo de sindicalistas en el debut: serán presentados como la otra orilla del «pacto social» a escala de una compañía.

Está todavía menos claro de dónde saldrán los fondos para solventar la empresa. Porque si bien habrá aportes privados, el grueso del dinero se buscará en las arcas estatales. Hasta ahora se estudia la aplicación de una tasa sobre el Gas Natural Comprimido pero es sólo una idea entre varias. ¿Cuál será la competencia de la nueva compañía? También está en penumbras.

Dejá tu comentario