Trepa a $ 3,30 el dólar que sirve para fugarse del país

Economía

Fue una jornada con largas filas ayer en casas de cambio y bancos. El dólar se operó sin modificaciones a $ 3,21. Pero lo más notorio pasó por el mercado informal. Quien quería ayer girar divisas al exterior a una cuenta eludiendo los controles y límites que impone el BCRA debía pagar $ 3,30, en lo que se conoce en la jerga de operadores como "contado con liqui". Lo que llamaba la atención era la disparidad con el mercado mayorista -el formal-, en donde se negoció a $ 3,1770. En definitiva, esa diferencia no hace más que reflejar la fuerte salida de capitales ante la incertidumbre reinante. En los mejores momentos de la economía de los Kirchner la situación era la inversa, con ingreso de fondos al país y el "contado con liqui" por debajo del dólar mayorista. Ahora se viven tiempos diferentes. Pero hay otro mercado informal activo: es para aquellos que quieren hacerse de dólares billete, también eludiendo límites y controles oficiales. Normalmente, el destino de lo adquiridoes para cajas de seguridad. Es éste el dólar denominado "blue", y se operó a 3,29 ayer. Para quienes querían asegurarse una cotización a un año de la moneda norteamericana, el precio futuro en Nueva York llegó a los $ 3,55. Todas variantes que ayer estuvieron demandadas, fruto del conflicto con el campo, pero también del poco atractivo -y el riesgo eventual- que tiene el mantenerse en pesos con una inflación que no da señales de ceder, sino todo lo contrario.

El dólar marginal no para de subir. Si bien al público se mantuvo en $ 3,21 para la venta, el dólar para girar dinero al exterior sin declarar se elevó cinco centavos, a $ 3,30 (+3,12%). Este dólar, llamado en la jerga «contado con liqui» cotiza de acuerdo con la paridad de los bonos en dólares, en particular el BODEN 2012. Si alguien quiere enviar dinero al exterior por los mecanismos legales, paga sólo $ 3,1870 más comisiones.

Las cotizaciones pudieron haber estado más altas, pero el Banco Central intervino con agresividad a partir de las 12.30. En el Forex-MAE, la principal plaza cambiaria y en el MEC, donde compran y venden los cambistas, la autoridad monetaria vendió casi u$s 200 millones. Las reservas bajaron u$s 120 millones a u$s 50.116 millones.

La mesa de dinero del Central decidió salir a cubrir todas las posturas después de las 12.30, cuando las operaciones mayoristas se estaban concertando a $ 3,18 y el «offer» en las pantallas había quedado vacío. Todos eran compradores.

La fuerte intervención permitió que el dólar cierre a $ 3,1770, pero quedó comprador para hoy, ya que después de hora entraron órdenes por u$s 55 millones y la oferta es de tan sólo u$s 20 millones.

  • Compras anónimas

    El público que quería comprar dólares sin presentar documentos, por fuera del mercado, ayer lo pagó a $ 3,26 (es el denominado «blue»). Si bien en las casas de cambio es más barato, hay que dejar huellas y a muchos les molesta que la AFIP sepa lo que hacen, en particular en esta época tan agitada. Los plazos fijos están sintiendo el «fly to quality» (vuelo a la calidad) del público. Se llama así al movimiento de dinero que busca más la seguridad que la renta. Los depósitos a plazos del sector privado, que a lo largo de diciembre habían subido 1%, en la primera semana de mayo perdieron $ 1.500 millones. Una cifra que no es elevada, pero hay que leerla como señal porque interrumpió años de crecimiento de las colocaciones. El Banco Central, para alentar a que el público renueve los plazo fijos, subió las tasas en el mercado de pases (Repo) en 1,25 punto, elevando las tasas a siete días a 11%.

    En una semana, la tasa Badlar de los bancos privados, que es el promedio de lo que pagan por colocaciones a 30 días por más de $ 1 millón, subió de 10% a 11% anual.

    La licitación de hoy de Lebac y Nobac va a ser clave para tener más información de hacia dónde va el mercado. Habrá que ver si el Banco Central acepta pagar tasas más altas para captar dinero de empresas, banco y público. La entidad que preside Martín Redrado está apelando a todos los mecanismos para paliar esa crisis.

    El dólar a futuro, en tanto, no reflejó el nerviosismo del mercado porque el Central vendió contratos en distintos fines de mes. No fue tan amplia la intervención en el OCT-MAE y en el Rofex de Rosario, como en el mercado de contado, pero consiguió abatir algunas posiciones cortas.

    Para fin de mes el dólar bajó a $ 3,1780 (-0,03%), pero fin de año subió 0,02%, a $ 3,2735. A fin de abril de 2009 el dólar subió 0,06%, a $ 3,3335. En el exterior ese dólar a un año de plazo cotizó a $ 3,57 (+0,87%). El euro pasó a segundo plano. Siguió vendiéndose a $ 5,07 en las casas de cambio. Cuando hay crisis, la Argentina se transforma en un país del área dólar.
  • Dejá tu comentario