Dicen en el campo: pleno al trigo en la campaña 20/21

Economía

Arrancó el ciclo 20/21 con un trigo que picó en punta. Sin embargo, en el contexto de incertidumbre en el que se inicia el ciclo, el que aparece como principal perdedor es el maíz.

…que, a pesar de la incertidumbre, y en forma adelantada (ya que aún no termina la recolección de la cosecha 19/20), ya arrancó el ciclo 20/21 con un trigo que picó en punta y que, si bien no promete crecimiento de área (se mantendría alrededor de los 6,5 millones de hectáreas), puede lograr nuevamente rindes extraordinarios, llegando ahora sí superar los 20-21 millones de toneladas lo que, sin duda, es una muy buena noticia para el Gobierno, considerando que al menos 15 millones se exportan.

Así se concluyó en varias reuniones que se realizaron esta semana como la de la asociación Fertilizar, la de Profertil, o el clásico encuentro de la consultora Sema, que reunió a los especialistas Dante Romano (FyO) en granos; Ignacio Iriarte (Informe Ganadero) en carne, y al economista de Fiel, Daniel Artana, entre otras varias reuniones. Entre las razones positivas para el avance del cereal de invierno figuran los precios más sostenidos que para otros granos; las adecuadas condiciones de humedad en las zonas de producción debido a las últimas lluvias, y el hecho para nada menor de que, ante la incertidumbre, los productores que están liquidando “en pesos” la cosecha pasada, inmediatamente se están calzando con los insumos de la próxima que, en definitiva, representan dólares. Es lo que está sucediendo con semillas, agroquímicos y fertilizantes, insumo clave este último que también se prevé un consumo récord en trigo, a fin de garantizar los buenos rindes y la calidad proteica.

Las perspectivas positivas se sustentan también en el cierre de ventas de exportación que estarían decidiendo otros países competidores, como Rusia o Ucrania, para garantizar su propio abasto interno lo que dejaría un margen adicional para la Argentina. Por el lado negativo se mencionan tanto el temor por el nivel que pueden alcanzar las retenciones, como los altibajos en materia de control de precios, o cuestiones sobre el Mercosur, ya que Brasil estaría comprando este año otros 6 millones de toneladas con la preferencia arancelaria de la región (que representaría unos U$S 25/tn), las que se podrían poner en riesgo de tensarse la relación con el principal cliente y socio. Ayer, sin embargo, el Secretario de Relaciones Económicas de la Cancillería, Jorge Neme, “ratificó” la continuidad de Argentina en el Mercosur, y la vocación de “integración regional”, según le afirmó a aire activos de la Bolsa de Rosario con los que se reunió, y en lo que pareció alguna forma de respuesta a otras 26 entidades del comercio y la producción, que emitieron un comunicado de alerta sobre la situación, dirigido al Canciller Felipe Solá.

…que, en el contexto de incertidumbre en el que se inicia el ciclo, el que aparece como principal perdedor es el maíz, arrastrado también por el derrumbe del petróleo, lo que terminó con la demanda de materias primas para biocombustibles que quedan fuera de carrera, o sea, maíz y aceite de soja; pero también por el récord de cosecha brasileña y por la intención de EEUU de ampliar más aún su superficie.

La oleaginosa, sin embargo, estaría recibiendo una respaldo estratégico justamente del trigo ya que el doble cultivo (trigo-soja) es el que aparece como lo más consistente. De ahí que la fertilización se esté convirtiendo en un insumo más que estratégico en esta campaña, no solo porque permitiría un margen de alrededor de U$S 100 por hectárea en los planteos más completos (de mayores dosis, incluyendo zinc), sino porque el trigo hecho en estas condiciones estaría dejando un “arrastre” equivalente a 3,5 kilos de Fósforo/ha, también clave para la soja de 2* siguiente, según explicó Jorge Bassi.

De confirmarse esta tendencia, y siempre que el clima acompañe la próxima campaña, aunque podría ser récord para trigo y revertir la declinación de la soja, podría ser inferior incluso a la actual, por la disminución del maíz, de muy altos rendimientos por hectárea. Pero no fue lo único de la semana que termina hoy, en un 1º de Mayo atípico. También el IPCVA hizo un zoom muy interesante pedido por los periodistas de La Porteña, en el que se analizaron los cambios en los hábitos de consumo de carne, forzados por la cuarentena (acá y en el mundo unos 3.900 millones de personas), como que ahora “sobran” los cortes caros, y se mantiene o crece la demanda de cortes más masivos, o carne picada, exceptuando el asado en el plano local, cuyo consumo está postergado por razones obvias.

Dentro del rubro, también impactó el comunicado de Carbap con el sugestivo título: “Es hora de acordarse de las vacas vivas”, en el que destaca la pérdida de combatividad a la que se fuerza a la producción, con precios artificialmente altos de insumo clave. En ese sentido señala que “entendemos que la situación anormal que se vive requiere de medidas extraordinarias, y es por eso que instamos a analizar profundamente y rever el valor del gasoil para la producción, ya que el fijar un valor de referencia, hacia adentro del país, tan elevado con respecto al internacional, claramente nos pone en una clara situación de desventaja respecto a países competidores, más aun teniendo en cuenta que la mayor cantidad de alimentos y productos que nuestro país pueda ofrecer y vender al mundo permitirá el ingreso de imprescindibles divisas que el país requiere para la etapa de reconstrucción postpandemia”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario