Un nuevo día tenso para el dólar: subió ayer otro 2%

Economía

La suspensión de los bancos Suquía y Bisel, y las serias discrepancias entre el Palacio de Hacienda y el Banco Central (ayer renunció un asesor de Mario Blejer, Eduardo Levy Yeyati) actuaron como detonantes para que el dólar libre trepara otro escalón. Cerró en 3,52 pesos, tras haber tocado los $ 3,60 en casas de cambio. Es una suba de 2,03% respecto del viernes (en las últimas dos jornadas aumentó casi 7%). Hubo pocas operaciones y tanto los exportadores como los bancos estuvieron ausentes del mercado, restándole aire a la oferta de divisas. Se repitieron las largas colas en bancos y casas de cambio del microcentro junto al accionar de las redes de «arbolitos» y «coleros». De todos modos el Banco Central, que mantuvo las cotizaciones en 3,20 y 3,30 pesos para compra y venta, tuvo que desprenderse de 40 millones de dólares de las reservas para abastecer a los mercados mayorista y minorista por partes iguales.

El Banco Central tuvo que vender ayer 40 millones de dólares de las reservas internacionales para frenar la presión sobre el mercado cambiario. Así y todo, el dólar libre finalizó más de 2% por encima del cierre del viernes, al terminar la jornada en 3,52 pesos por dólar luego de tocar los 3,60 en algunas pizarras.

Desde el comienzo de la jornada, la cotización del billete se empinó a la suba. Abrió firme a 3,50 pesos (1,45% más que el viernes), sin registrarse operación alguna.

El bajo volumen negociado reflejó no sólo la puja entre los bancos y el Palacio de Hacienda, sino también la creciente incertidumbre entre empresas y particulares.

Por ello, los exportadores prácticamente estuvieron ausentes ayer en la liquidación de divisas, restándole aire a la oferta.

La demanda minorista continuó activa -hubo largas colas en las casas de cambio-, y su presión dependió del nivel de liquidez disponible.

• Determinantes

El Banco Central salió muy temprano a abastecer de divisas tanto al segmento mayorista como minorista, sin modificar las puntas cotizantes. Así, ofreció 20 millones de dólares a cada segmento a 3,20 para la compra y 3,30 para la venta.

En realidad, hubo muy pocas operaciones a nivel mayorista.

Los bancos fueron también determinantes a la hora de apuntalar la suba del dólar libre, porque se quedaron al margen del mercado, sin vender posiciones. Así, las agencias y casas de cambio que no operan dentro de la red del Central tuvieron que abastecerse en otras entidades, y el billete trepaba a 3,60 pesos por dólar.

En el segmento mayorista, el dólar terminó en 3,54 y 3,56 pesos, mientras que el dólar transferencia (o cable) se operó al cierre en 3,52 y 3,55 pesos, tras haber subido a 3,58 pesos por dólar.


El mercado futuro casi no opera. Son muy pocos los que arriesgan posiciones. Lo más operado es el llamado «pase», que consiste en comprar dólares hoy y venderlos mañana. Ayer, esta operación de «futuro» a un día costaba entre 140% y 200% anual.

En una importante mesa de cambios, el pase se negoció al cierre a 0,55% diario, es decir, casi 200% anual. La operatoria se armó vendiendo dólares a 3,58 pesos y recomprándolos a 3,60 pesos al día siguiente. Todo esto, en rabioso efectivo.

Los bancos, que en las últimas jornadas llegaron a abastecer parte de la demanda del segmento libre, ayer se dedicaron a hacer «trading» y aprovechar la mayor apertura de las puntas compradoras y vendedoras. Cuando el billete libre tocó los 3,60 pesos, la brecha con la punta compradora se amplió a más de 4%.

• Arbolitos activos

En el mercado financiero el call money (préstamos interbancarios) se ubicó entre 65% y 85% por un día de plazo entre entidades de primera línea.

Para las empresas, la tasa de interés se operó entre 110% y 120%. Claro que no por nuevas operaciones, sino por renovaciones, ya que el crédito está paralizado para todo el espectro de empresas.

En las casas de cambio, las pizarras mostraron una cotización de entre 3,45 y 3,60 pesos. Pero lo operado se ubicó al cierre en 3,52 pesos por dólar. Algunos cambistas vendían dólares a 3,65 pesos, pero no encontraban contrapartida en la demanda.

Si bien hubo muy pocos negocios, estuvieron muy activos los «arbolitos» (personas que compran y venden dólares en la calle) y «coleros» (forman filas en bancos y casas de cambio y venden el lugar), quienes pugnaban por aprovechar algunos desfases entre las pizarras «oficiales» y las «libres». Recién ayer hubo un operativo para desbaratar algunas organizaciones montadas para comprar y vender dólares fuera del mercado (ver nota vinculada).

En la Bolsa local, las acciones lideres registraron una caída de 0,58% al negociarse 41 millones de pesos.

Por el lado de los títulos públicos, hubo fuertes caídas entre algunas series de BOCON y Global. Lo peor fue el PRE3 y PRE4, que cayeron 10%, y el 2007, con una baja de 8,65%.


El real brasileño se apreció
frente al dólar 0,88% al finalizar en 2,478 reales por dólar por la expectativa de que el Banco Central brasileño decida bajar la tasa de interés de referencia.

Dejá tu comentario