Un premio al incentivo a la inversión

Economía

La compañía de bandera de petróleo de Brasil acaba de ser ranqueada, en cuanto a valor, como la tercera de toda América, después de las norteamericanas Exxon y General Electric. Petrobras hoy vale, de acuerdo con la cotización de sus acciones, u$s 287.200, casi u$s 30.000 millones más que el PBI de la Argentina, estimado en u$s 248.000 millones.

El petróleo, entre royalties, impuestos sobre combustibles (CIDE) e impuestos sobre la renta aporta 15.000 millones de reales (u$s 9.375 millones), lo que significa 0,6% del PBI de Brasil. De esta cifra, 95% proviene solamente de Petrobras. Desde 2002 a esta parte, la empresa se valorizó casi 20 veces: de u$s 15.000 millones pasó a valer u$s 287.200 millones. A partir del anuncio del descubrimiento del yacimiento offshore de Tupí, el 8 de noviembre del año pasado, las acciones de esta petrolera subieron 43,26%.

Desde San Pablo, Tomas Málaga, economista jefe del Banco Itaú, dijo a Ambito Financieroque son tres las razonespor las que se llegó a la cotización actual de la compañía. La primera de ellas, el aumento del precio internacional del petróleo. En segundo lugar, un mayor volumen de reservas comprobadas a partir de descubrimientos hechos con nuevas tecnologías. Y por último, el factor de la apreciación de la moneda, el real, que hizo subir la valorización de los activos de las empresas brasileñas, incluida Petrobras.

  • Dependencia

    Aunque los pronósticos dicen todo lo contrario, si en el futuro bajase el precio del barril, afectaría a las utilidades de Petrobras, pero sería beneficioso para la economía brasileña, que depende todavía de la importación de petróleo, sobre todo para el funcionamiento de las usinas termoeléctricas, en épocas de sequía y cuando las hidroeléctricas quedan fuera del circuito.

    «Petrobras es la sexta compañía del mundo en cuanto a valor de mercado», refuerza Adriano Pires, economista de la consultora brasileña de energía CBIE, basada en Rio de Janeiro. «Además de haberse valorizado por el precio internacionaldel barril y de los descubrimientos de Tupí, Carioca, Sugar Loaf, Mejillón y Júpiter en la capa de pre-sal de la Bahía de Santos, son los bancos internacionales como UBS, Merrill Lynch, Credit Suisse los que han elevado su cotización». Y agrega: «El banco UBS difundió la semana pasada un estudio en el que estimaba que de los yacimientos de Tupí y Sugar Loaf podrían extraerse 50.000 millones de barriles diarios». Para Pires, es una estimación demasiado optimista. «En una petrolera, las reservas no son activos, por lo tanto, esa evaluación de los bancos es pura especulación». Si, por ejemplo, realmente se extrajeran hoy 50.000 barriles diarios, a un costo operativo de u$s 12 el barril, la inversión que debería hacerse llegaría a los u$s 600.000 millones, dos veces el valor actual de Petrobras. «Aunque esta inversión, de hacerse -dice-, se hará a lo largo de 30 años, que es lo que dura una concesión.»

    Lo concreto es que para 2015 está prevista la puesta en marcha del yacimiento de Tupí, que será explotado en conjunto por BG, la portuguesa Petrogal y Petrobras. Se calcula que la producción será de un millón de barriles diarios, de acuerdo con las reservas evaluadas por una empresa privada de certificación.

    «Soy optimista en cuanto al futuro del petróleo en Brasil», señala Luis Panelli, ex secretario general de ANP ( Agencia Nacional de Petróleo), diplomático y consultor en energía. «Con la Ley de Petróleo de 1997 hubo un punto de inflexión en el management de Petrobras, que de ser una compañía con mentalidad de funcionario publico burócrata pasó a ser ágil y eficiente.» Aunque todavía resta mucho por hacer. Según Panelli, «Brasil y EE.UU. comenzaron a explorar petróleo casi en la misma época, por 1856, pero mientras que los norteamericanos ya han perforado 4,5 millones de pozos terrestres, nosotros apenas 23.000». Falta también, para este experto, terminar de desarrollar la tecnología para perforar la capa de pre-sal (de 2 km de espesor y a más de 3 km de profundidad). Aunque está previsto invertir más de u$s 60.000 millones en la cuenca de pre-sal de la Bahía de Santos, se sabe que ese dinero no alcanza. Basta pensar en que cada pozo, cada perforación, cuesta u$s 150 millones (además de la contratación de equipos y maquinarias).

    Si bien en las próximas semanas podría haber nuevas evaluaciones de reservas, recién en tres años se sabrá a ciencia cierta cuánto es lo que prometen los yacimientos de pre-sal. En ese momento se sabrá realmente cuánto vale Petrobras.
    Mientras tanto, mercados y bancos se han contagiado del optimismo de Brasil «o pais mais grande do mundo».
  • Dejá tu comentario