Una baja que nos deja mucho para pensar

Economía

La gran noticia no es el 1,11% en que se desplomaron las acciones al cerrar el Dow en 13.215,13 puntos, lo que constituye la mayor baja en dos meses (marzo 13).

La gran noticia es el dólar, que ayer trepó al máximo de los últimos dos meses y medio frente al yen y al de los últimos treinta días frente al euro. ¿La razón de esto? En realidad varias, pero la más escuchada tiene que ver con los comentarios que hiciera el secretario del Tesoro Paulson, afirmando que es de interés de los EE.UU. que el dólar esté "fuerte", y la inacción que acaban de demostrar la Reserva Federal, el Banco de Inglaterra (se esperaba una suba de tasas a 5,75% y no a 5,5%), el Banco Central Europeo y unos días atrás del Banco de Japón.

  • Renuencia

    Lo interesante del caso es que mientras no parece haber oposición a la idea de la revalorización del dólar, los banqueros se muestran renuentes a tomar medidas que restrinjan la liquidez de los mercados o frenen los actuales flujos internacionales de fondos (carry tradee).

    Si se quiere podemos tomar el camino de la mayoría y adjudicar la merma accionaria a los desilucionantes datos sobre las ventas minoristas y al incremento del déficit comercial, pero esto sería como poner el carro delante de los caballos. ¿Como si no justificamos que la baja en las grandes tiendas minoristas fuera inferior a la del mercado (Wal-Mart perdió 0,4% y Gap 0,8%) o que a pesar de la suba del petróleo a u$s 61,81 por barril las empresas energéticas lideraran las bajas? Es cierto que "revisando el espinel", muchos de quienes más perdieron fueron las que más habían ganado en lo que va del año (acero, energía, finanzas) y que el rumor del movimiento de tropas en Irán golpeó "duro" la confianza de los inversores, por lo que lo de ayer puede ser visto como un mero ajuste luego de tantos días de suba y nuevos récords.

    De todas formas y a riesgo de "dejar de ganar", lo más prudente parece ser aguardar antes de emitir opinión sobre lo que está pasando, ahora que los balances pasaron a segundo plano.
  • Dejá tu comentario