Una semana atroz aproxima el piso

Economía

A 20% por barba, entre los tres mercados que solemos tomar como referentes, para solamente una semana de labor: fue, ciertamente, un tajo brutal sobre los índices. Con la última rueda cayendo en un vacío, que fue para que temblaran las paredes en Nueva York, o en San Pablo, también en Buenos Aires. Todos contaban en torno a otro 10% de rebaje, hasta faltando solamente la última parte de la rueda, momento donde vino la hora de abreviar la pérdida. Finalmente, saldos bajistas, pero soportables -ante lo visto antes- con un Dow Jones en 1,5%, el Bovespa en casi 4%. Y yendo arriba para el Merval, que decayó 5,5% en su versión completa. Y 4,6% en la más acotada, de las locales solamente. Un ajuste de la última instancia que podría verse como favorable, pero -siendo realistas- por allí aparecen otras posibilidades hacia la baja -de toda una semana- aprovechó inclinado hacia la baja -de toda una semana- aprovechó para vender posiciones de entrada, cubriéndolas en la última parte. Zona donde, entonces, las coberturas juegan de apoyo. Y amanecen órdenes de compra que recortan la baja previa, pero no por ello resultando un genuino gesto de optimismo. El viernes, hubo sólo 5 plazas con aumentos, contra 113 en descenso, dando la cabal idea de un remate de período acorde con la semana.

El amargo menú se completó con $ 153 millones efectivos en negocios. Y aquí también vale la apostilla: fueron casi 2,1 millones de títulos de Tenaris. Y esto insumió unos notables $ 80 millones sobre los totales. Acaso, en otro mecanismo ya visto antes, de usarla de «molinete» a Nueva York.

  • Lo semanal

    Se emparejó el ritmo de modo curioso. Porque los tres indicadores rondaron 20% de caída, en cinco días. Merval y Bovespa algún punto arriba de Dow, que perdió 18 por ciento.

    Habrá que seguir bien atentos, porque en mercados desencajados -y con tantas dificultades, seguras, entre operadores- los saltos mortales pueden ser cosa del hora por hora.

    Hasta que aclare. La Bolsa, con el farol.
  • Dejá tu comentario