Dabra: "El retail del futuro necesita tener una pata digital y otra física"

Economía

El grupo de indumentaria deportiva fusionó la cadena Stock Center con la tienda online Netshoes para integrar las ventas en locales con el ecommerce. Apuesta a la producción en el país.

El ecommerce es una de las herramientas que aceleró su desarrollo a partir de la pandemia y “llegó para quedarse”, como dice la frase de moda en este momento. Sin embargo, contra lo que muchos creen, todavía parece estar lejos de desbancar a la modalidad física de ventas en algunos rubros. Así lo demuestra la estrategia del grupo Dabra, cuya apuesta busca “integrar ambos mundos” para optimizar la oferta de indumentaria deportiva a sus clientes.

Dabra es un grupo de capitales nacionales con presencia en el mercado deportivo local desde hace más de 40 años. Es dueño de las cadenas Stock Center, Dexter y Moov, además de la plataforma Netshoes, TiendaRiver.com, TiendaPincha.com y las marcas propias Urbo y Lotto. Ahora anunció la fusión de Stock Center, red que tiene 24 locales físicos, con Netshoes, una tienda online de venta de calzado deportivo de origen brasileño que Dabra compró el año pasado. “Estamos integrando lo mejor del mundo online con lo mejor del físico y se llamará Stock Center by Netshoes. Una plataforma única con lo mejor de ambas marcas”, explicó Alberto Calvo, gerente general del grupo, en diálogo con Ámbito.

El ejecutivo aclaró que el grupo viene trabajando en esta estrategia desde antes de la pandemia. Y que la emergencia sanitaria no hizo más que “acelerar” el proceso. También destacó que la crisis económica “no nos asusta” dado que la empresa tiene un ADN 100% argentino que le permite adaptarse a todas las situaciones.

“La compañía buscó siempre tener producción local, incluso en los momentos en que no era del todo conveniente hacerlo, pero entendemos que a pesar de todos los vaivenes había que apostar por el país. Nos parece importante porque es una gran fuente de generación de empleo”, destacó.

Periodista: ¿La pandemia los obligó a cerrar locales definitivamente?

Alberto Calvo: Tenemos en total 118 locales, de los cuales hay 90 abiertos. Los que no pueden abrir todavía son los que están adentro de los shopping centers. Pero todos están operativos. No hubo cierre de los locales que teníamos antes de la pandemia. Más allá de cumplir con la cuarentena, apostamos a mantener casi la normalidad anterior y conservar los puestos de trabajo. Tenemos 1.700 personas en total. Es un esfuerzo muy grande, tanto de la compañía como de los empleados. Hay un proceso de suspensiones pautado y acordado con los empleados. Y obviamente los planes como el ATP ayudan.

P.: ¿Cómo ve las perspectivas del negocio en un contexto de crisis agravada por el covid?

A.C.: Nos preocupa, pero no nos asusta. Primero porque la compañía es argentina, hecha en Argentina, con lo cual tiene el ADN de saber adaptarse. Y la respuesta está en la velocidad en que nos adaptamos a las necesidades del consumidor y la economía. Nosotros vendemos muchas marcas con distinto rango de precio en todas ellas. Con lo cual hay que estar muy cerca del consumidor para ver cuál es la tendencia, cuál la necesidad, cuál la capacidad que cada bolsillo para hacer frente a cada momento y poder ofrecerles productos en función de eso. El hecho también de estar cerca del mundo deportivo es un hecho que ayuda. El mundo deportivo es la industria de la pasión. A veces opera como un aliciente para momentos de crisis. Alguien que se da el gusto de comprarse la camiseta de su equipo favorito, mientras recorta gastos por otro lado.

P.: ¿Qué relevancia tiene la herramienta digital para el grupo?

A.C.: Con la compra de Netshoes comenzamos el año pasado un proceso de transformación digital aprovechando que es pionera en comercio electrónico, con su foco exclusivamente online. Tenía muy desarrollados todos sus sistemas, la plataforma en sí, inteligencia artificial, sistemas para logística y un equipo muy avezado y con un know how importante. Entendíamos que estaban cambiando los patrones de consumo hacia una dinámica más virtual. La pandemia vino a acelerar este proceso que ya existía. El ecommerce ayudó muchísimo a las empresas a mantener un nivel de ventas como para atravesar esta crisis. Obviamente no reemplaza ni está cerca del volumen de ventas de toda la cadena física, pero genera un giro que ayuda a sobrevivir. También ayudó al cumplimiento del aislamiento, para que la gente no tenga que moverse de su casa para comprar los bienes que necesita.

P.: ¿Cómo imagina que evolucionará este mercado?

A.C.: En el mundo de retail que se viene, no contar con una pata digital y otra física es quedar limitado. Netshoes vino a aportar una parte digital muy fuerte a un retail como Stock Center que tiene un desarrollo del canal físico que es de excelencia. Así estamos uniendo lo mejor de los dos mundos para ofrecerle lo mejor al consumidor. Incluso ya no hablaría de omnicanalidad, porque los canales no existen más. Existe el consumidor en el centro y un montón de formas de conectarlo. Y el consumidor conecta con las distintas fases de una misma marca. No le importa si es el físico, el de la red social, el del email, o la página web. Siempre es la misma interacción y el mismo diálogo. El consumidor no distingue canales.

P.: ¿La venta online exige un mayor esfuerzo en logística?

A.C.: La logística es muy importante. porque determina el nivel de servicio. Y el ecommerce es servicio. Por eso invertimos mucho en un desarrollo propio para todo el manejo de inventarios y del centro de distribución que tenemos en Garín con más de 7 mil metros cuadrados. Desde ahí va a operar todo el proceso de ecommerce de las marcas del grupo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario